domingo, enero 28, 2007

El hijo de Stalin y la metafísica

En ninguna de sus biografías, Stalin vino al mundo. Hecho extraño, incluso en las oficiales o semioficiales, como la de los apparatchikis Iaroslavski, Beria o el luego ejecutado Abel Enukidzé (burócratas que disfrutaron de su dictadura y que se divertían con él) o de miopes al estilo Barbusse, las coloquiales como Ludwig, incluso las objetivas y críticas de Boris Souvarine o francamente hostiles y agresivas, como la de Trotski y la de los mencheviques georgianos que fueron sus compañeros de militancia. En todas ellas Iosif Vissarionovich Dzhugashvili tiene un carácter humoso, opaco e inconsistente. Su ascenso al poder fue tan natural y silencioso que da la sensación de ser un hombre sin atributos y que no atraía la atención de sus contemporáneos. No sabemos nada de su padre (Vissarion, un oscuro y violento zapatero alcohólico que murió cuando tenía once años), del cual ha hablado poco (y con reticencia). No hay una acumulación de recuerdos de hermanos (tenía tres, que fueron muriendo durante la infancia, quedando como hijo único), vecinos, maestros, amigos de la infancia, como en el caso del superculto a Lenin. Nada de colecciones de cartas personales y políticas íntimas y reveladoras, ni diarios o notebooks de densa escritura que trasluzcan su élan vital; ninguna autobiografía de vuelo literario al estilo Trotski. Ni de la profesión elegida para él por su madre: ser sacerdote, y es que en Georgia los ambiciosos elegían casi siempre esta carrera porque era la única que permitía a un plebeyo no ruso elevarse socialmente y llegar a ser funcionario del estado. Todo en Stalin es secreto, salvo acciones públicas perfectamente planificadas y documentos purgados. Cuando cumplió cincuenta años, en 1928, incluso el patético Pravda hizo esta misma afirmación: “Stalin, el enigma”. Su vida era cuestión de estado y viceversa: en 1935 Lavrentii Beria, jefe de la policía política (GPU) pronunció un discurso que duró dos días acerca de la ejecución de unas instrucciones perentorias cuyo título eran “Los primeros escritos y las primeras actividades de Stalin”. La “ratio” de la policía política decidía en esos tiempos la falsedad o verdad histórica de los documentos o datos biográficos de Stalin. Estamos tratando con uno de los ejemplos más sorprendentes (sólo comparable a Octavio Augusto a algún populista latinoamericano) de un hombre que ha conseguido inventarse a sí mismo. Todo el mecanismo de agitprop del centralizado estado soviético (prensa, radio, cine, libros de texto, manuales académicos, publicaciones partidistas) han sido consagrados a la tarea de moldear ex novo el pasado del Vzhed (Líder) de acuerdo a sus deseos caprichosos. Todo cuestionamiento a la ortodoxia documental es traición y los críticos son suprimidos (junto con las pruebas). El biógrafo se encuentra con Stalin, como reconoce Laqueur, frente a la tarea sin precedentes de convertir espejos y sombras en realidad.

Koba, “el indomable”, no vivía sólo de la política clandestina en la penosa Rusia zarista. A pesar de ser un revolucionario profesional se casa el 22 de junio de 1904 en Gori, su montañoso pueblo natal, una zona industrial de Georgia. Un antiguo alumno del seminario del cual era alumno Koba celebra la boda en la iglesia de San David de Tiflis. En la Rusia zarista no existe el matrimonio civil y solamente puede registrarse y es legal el matrimonio religioso. Por este motivo no sólo Stalin, sino Lenin, que consideraba inconveniente la existencia de la idea de Dios, se había casado por la Iglesia; Trotski mismo había recibido en la cárcel, junto con su esposa, la bendición de un rabino durante su traslado a Moscú. El pueblo natal de Stalin, Gori es el más importante de aquellos “mundos de bolsillo”, microcosmos enclavados por todo el antiguo reino de Georgia, que sigue siendo, como entonces, un verdadero museo de la historia. No fue sino la política bolchevique de las nacionalidades la que dividió esta zona en 16 provincias-naciones ridículas. Durante su infancia “Soso”, como le llamaba su madre a Stalin, se codeó con una verdadera Babel de pueblos sin historia: judíos azkhenazíes, tártaros, moldavios, kurdos, estonios, polacos, checos, avars, kuniks, laks, ucranianos y por supuesto rusos blancos que dominaban los centros administrativos y la incipiente burguesía de la industria. Cuando Soso elevaba su mirada sobre los tejados de Gori veía al Kazbek que yergue su cima a más de 5.000 metros en el cielo. Los días de fiesta y de mercado, los miembros de las tribus de las altas montañas bajaban a Gori, resplandecientes de bordados de plata y oro, con sus cinturones de cuero lustrado llenos de cartuchos de balas, con sus puñales de largo puño con vainas aceitadas. Pendencieros, desconfiados, batalladores, estos montañeses se entregaban con facilidad a las luchas locales sangrientas en las cuales parientes y amigos estaban sujetos a la vendetta más cruel. Ocultos en los agrestes desfiladeros se encontraban pueblos-museo: los svanéthianos, iberios (si, hay una zona que se denomina ¡Iberia!) o los khevsurs (khevi es en georgiano desfiladero) que en las festividades se ponían cascos, cotas de malla medievales, grebas, escudos y toda la panoplia imaginable de los cruzados de la Edad Media que dejaron en la zona luego del periplo por la Tierra Santa. Un laboratorio extraordinario para un joven que en el futuro será designado Comisario de las Nacionalidades de la joven república soviética.

Todavía no se apoda “Stalin” (acero en ruso, сталь), eso será diez años más tarde. Se puso el apodo de “Koba” por un héroe nacionalista, medio Robin Hood, que luchó con tácticas de guerrilla por la independencia de Georgia. Se había hecho popular gracias a una novela histórica de Alexander Kazbegi titulada “El Patricida” (1883). Como a cualquier humano, los apodos que eligió para despistar a la policía son reveladores del alma: Guerrillero-Bandido y Hombre-de-Acero. En el cenit de su poder, se hacía llamar todavía Koba por su círculo más íntimo, y su única obra teórica de importancia, “El Marxismo y la cuestión nacional” de 1913, estaba firmada como K.(oba) Stalin. Su casi púber esposa se llama Ekaterina Svanidzé, “Kato”, una joven de origen campesino de 15 años de edad. Existe una única fotografía, donde da una excelente impresión en su postura elegante. Trabaja como costurera en el Ejercito Imperial del Zar. Ha nacido en una aldea diminuta, Didi-Lilo y es hermana de un militante bolchevique, su camarada y amigo Alexandr Svanidzé. En 1939 no será un obstáculo para que Koba diezme a toda la familia de su primera mujer: la NKVD lo detendrá junto con su mujer, María, quién será ejecutada en 1942. El mismo día Stalin hace fusilar a otra hermana de su mujer, también de nombre María. Parece que los Svanidzé se habían permitido ciertas críticas superficiales hacia su dictadura personal. Ekaterina es una joven piadosa, saca adelante el matrimonio proletario como costurera y ojaladora. Venera a su marido como a un semi-dios y, durante las reuniones nocturnas clandestinas, ruega incesantemente al Señor para que Koba renuncie a sus ideas heréticas y violentas y sea un ejemplar padre de familia. Esta boda con una joven ajena a toda actividad política es curiosa en un militante ruso de inicio del siglo XX. La hermosa, dulce pero inculta Ekaterina, once años menor que él, le infunde autoestima y seguridad. Todo confirma su devoción por él y el amor tosco de Koba por la mujer-niña, de cabellos azabaches y grandes ojos negros que, según la leyenda bolchevique, se metió debajo de una mesa la primera vez que militantes socialistas aparecieron en su hogar. Stalin recordará, en 1910, los hermosos trajes que le confeccionaba…

El 19 de marzo de 1907 Ekaterina da a luz un varón: Yakov. Según las fuentes, la madre muere el 25 de noviembre de tifus, neumonía o tuberculosis. Koba no soporta el dolor. Deja que la familia organice los funerales. Existe una fotografía tomada en el cementerio: Koba aparece con el cabello revuelto y en punta, los rasgos duros y tensos, un rostro macilento y enflaquecido. Yakov afirmará haber nacido en 1908. Indudablemente su abuela lo inscribió con picardia campesina en marzo de 1908 para retardar el terrible servicio militar zarista. En todo caso el niño huérfano representa una terrible carga para un militante clandestino y Koba le confía el niño a su cuñada. Olvida su existencia. En un cuestionario que rellena para la policía en 1912 ante la pregunta de si tiene hijos, Koba no duda en la respuesta, a pesar de que su Yakov ya tiene cuatro años: “No”. En el mismo fichero el instructor policial anotará como seña particular del futuro "Padrecito de los Pueblos" las marcas de viruela en el rostro, que tiene dos dedos de un pie unidos y el brazo izquierdo ligeramente atrofiado. Se re-encontrará con su primogénito Yakov cuando tenga catorce años, recién en 1921. La revolución bolchevique ha triunfado y se establece el monopolio del partido único. Su padre es un burócrata importante, aunque sin domicilio fijo. Se ve obligado a recibirlo y vivirá con él en su nuevo apartamento. Este muchacho indolente y parco provocará en Stalin una antipatía inmediata que no se desvanecerá jamás. En noviembre de 1921 Stalin sigue esperando un piso cómodo en el nuevo centro de gobierno en Moscú, Lenin se hace cargo del asunto personalmente y pide a Enukizdé “que se acelere la liberación del apartamento destinado al compañero Stalin”. Obstáculos, negligencia y burocracia: nada se produce. Lenin se irrita en insiste: “¿Y el apartamento de Stalin? ¿Cuándo, entonces? ¡Como siempre esta lentitud burocrática!”. Al día siguiente se toma la decisión y Stalin se muda con Yakov.

Stalin no es sólo brutal en política. Yakov, y sus otros hijos, sabrán algo de ella. Su hija mujer Svetlana describe su laconismo y frialdad glacial, su actitud despótica con respecto a él: “Ante su padre, Yakov se sentía como un paria”. Yakov desea independizarse: lo excomulga sin contemplaciones. Yakov se casa con la mujer que quiere, la joven Zoia: se niega a recibirla o conocerla. Stalin, con amplios poderes discrecionales, corta el suministro de víveres a su hijo en pleno racionamiento. El 9 de abril de 1928 le escribe a su segunda mujer: “Transmite de mi parte a Iacha [Yakov] que se ha comportado como un hooligan y un delirante con el que no puedo tener nada en común. Que viva donde quiera y con quien quiera”. Yakov intenta suicidarse (no será la primera vez). La bala le roza el corazón. Tardará en recuperarse de la gravedad de la herida. Stalin está más furioso que antes, lanza sarcasmos e ironías sobre su suicidio: "¡No sabe hacer ni eso!". Después de graduarse en la escuela, Yakov se traslada a Leningrado para trabajar como obrero en una usina eléctrica, según los deseos de Stalin de que viva una verdadera existencia proletaria. Se inscribe en una universidad para obreros, contrariando al Vzhed. Se vuelve a trasladar a Moscú donde intenta obtener el diploma de ingeniero. El verano de 1935 es la estación de los disgustos familiares para Stalin: el año anterior Yakov abandonaba a su primer mujer (a la que dejaba con un hijo) y se aparecía en Moscú en un coche último modelo acompañado por Iulia Meltser (a la que detendrá en un campo hasta 1943), una antigua cantante de cabaret de Odessa, judía, recién divorciada de su marido y mayor que Yakov. Poco después una amante ocasional de Yakov, Olga Mijailina, daba luz a un niño al que inscribió con el nombre del padre y al que su abuelo Stalin no vió jamás. El pequeño Evgueni llegaría a ser el más fiel defensor de la memoria política del dictador y abuelo invisible: en las elecciones legislativas rusas de 1999, ya coronel de reserva, sería uno de los líderes de la lista con el nombre insólito de “Un Bloque Stalinista para la URSS”. Stalin dirige a la familia como al partido y los asuntos de estado: decisión autoritaria y sin ruegos ni preguntas. A Yakov lo obliga a inscribirse en la Academia de Artillería del Ejército Rojo en 1937, graduándose de teniente de reserva en 1940. Según los documentos de la Academia, Yakov no era un alumno brillante, pero era un estudiante silencioso y aplicado; intervenía activamente en cuestiones políticas; en marxismo-leninismo sus notas eran más bajas que en las otras disciplinas. Coherencia: Yakov conocía a fondo la falsedad ontológica del DiaMat. Finalmente Stalin lo obliga a afiliarse al Partido Comunista al año siguiente, justo cuando las tornas de la guerra se desatan sobre Rusia.

Cuando Hitler decide atacar a la URSS el 22 de junio de 1941 Yakov Dzhugashvili se presenta como voluntario. Es teniente de una batería de artillería, howitzers de 152 mm., en la 14º División Blindada. Su división es rodeada cerca de Borissov, en el gigantesco cerco alemán de Smolensk, en el eje de la autobahn Minsk-Moscú. Su brigada es rodeada, Yakov pelea con valor pero queda aturdido por una explosión y se desvanece. Cuando despierta se encuentra que sus soldados lo han abandonado. Se une entonces a una columna de fugitivos que tiraban sus uniformes y se vestían con ropas campesinas y los imitó. Es capturado disfrazado de mujik por soldados de la 17.Panzer Division, dos oficiales de la Luftwaffe lo interrogan in extenso, sin reconocerle. El momento de su captura es registrado por los PK, los corresponsales de guerra incrustados. Es enviado a la retaguardia hacia un campo de prisioneros en Borissov, campo a cargo de uno de los temibles SS-Einsatzgruppe, el “B”, dirigido por el SS-Brigadeführer de cuarenta y seis años Arthur Nebe. Nebe liquidó en el corto tiempo en el que estuvo a cargo (no más de cinco meses), más de 45.000 civiles desarmados (la mayoría judíos, gitanos y comunistas). Los Comandos Einsatz eran una fuerza especial encuadrados en el Reichssicherheitshauptamt (RSHA), la Oficina Central de Seguridad del Reich, dirigida por Reinhard Heydrich, que ya habían seguido al ejército alemán por Austria, Checoslovaquia, Polonia y los Balcanes. Su tarea era “asegurar” los territorios ocupados marchando inmediatamente detrás de las tropas y delante de la administración civil. Confiscaban armas y reunían documentación incriminatoria, seguían y arrestaban a aquellas personas que según los archivos de las SS no eran confiables y asesinaban sistemáticamente a los líderes religiosos y políticos, a los cuadros intelectuales y educativos de los países invadidos. En el primer recuento de prisioneros, un oficial da la orden que los judíos y comunistas den un paso el frente; al no entender la orden el oficial emprende la tarea preguntando prisionero por prisionero. Cuando llega frente a Yakov en un pésimo ruso le grita: “¡Por qué no ha dado un paso al frente, si eres un judío!” (Yakov tenía ojos negros, pelo negro azabache y todo el aspecto de un gitano). Yakov no responde. Pero un anónimo desde las filas le contesta: “Él no es judío. Es georgiano. Es el hijo de Stalin…”. Los alemanes quedan conmocionados. Examinan los papeles de Yakov y le envían inmediatamente con una escolta a un hospedaje confortable. Allí lo interrogan dos oficiales de las SS, primero Wilfred von Strickstrickfeldt, luego el mayor Walter Holters. En 1946 el jefe de la NKVD, Merkulov, le entrega a Stalin el acta de interrogación que fue encontrada intacta por el Ejército Rojo en las ruinas del Ministerio de la Aviación nazi en Berlin. El documento es abrumador: su hijo estaba desmoralizado, no creía en la Patria del Socialismo en un solo país, despotricaba contra la burocracia y el terror: “Yo no llevaba mapas… generalmente en el Ejército Rojo no hay mapas… Entre nosotros todo se hace a lo loco, en medio del desorden… la organización es caótica en general… reina una confusión general…los mandos eran absolutamente incapaces, porque tenían miedo de los años pasados en los campos de trabajo forzado… nuestras tropas están bien equipadas pero no saben usar el armamento…” También estaba convencido que la URSS no está derrotada, que los alemanes no tomarían Moscú y que consideraba una vergüenza haber caído prisionero. Los alemanes le piden que explique el odio general de los comisarios políticos, sobre todo a los judíos, a los que la gente considera como una desgracia nacional. Yakov, a pesar de estar casado con una judía, expone todos los tópicos del antisemitismo: “Los judíos y los gitanos se parecen, no quieren trabajar. Desde su punto de vista, el comercio es lo más importante.”. Además señaló que había hablado por última vez con su padre por teléfono el 23 de junio, y que Stalin le dijo: “¡Ve y lucha!”. Pese a las declaraciones críticas, Yakov se niega a colaborar y se mantiene sereno. Le proponen escribir una carta abierta a su padre. Se niega. Los nazis lo alojan en una suite de la GeStaPo en un hotel de Berlin, el Adlon. Goebbels pretende hacer un buen uso propagandístico de él, incluso que sea el Quisling ruso, pero no lo logra. Yakov se mantienen firme en su negativa. Stalin reacciona: manda detener a su mujer, y abrir una investigación sobre su responsabilidad sobre la rendición de su marido. La Luftwaffe deja caer sobre las tropas soviéticas unos panfletos en los que aparece una foto de Yakov conversando con dos oficiales alemanes, además de una llamada a la deserción: “Los alemanes no matan a sus prisioneros. El propio hijo de Stalin os demuestra con su ejemplo que es falso”. En diciembre es trasladado a un Oflag (Offizierslager campo para oficiales) de Hamburgo y después a otro campo de oficiales polacos, cerca de Lübeck. Se hace de buenos amigos. Allí planearán una fuga conjunta, que fracasará. Es enviado como castigo al campo de concentración KL Sachsenhausen. Allí sufre una severa depresión, se rehúsa a comer y se pelea continuamente con los aristocráticos oficiales británicos que lo tratan con desdén. Al otro día de su captura oficial, Stalin refuerza las medidas represivas en el frente de combate para evitar deserciones y rendiciones masivas y declara que no hay prisioneros de guerra soviéticos, sino “traidores a la madre patria”. El 13 de abril de 1943, Radio Berlín transmite un descubrimiento sensacional: la brutal matanza colectiva del bosque de Katyn, donde yacen los cadáveres de miles de oficiales polacos asesinados por la NKVD en 1940, al ocupar el Ejército Rojo la parte de Polonia. Los propios Einsatzgruppe pero stalinistas. En extraña coincidencia, Yakov el 14 de abril, en un curioso suicidio, se arroja voluntariamente sobre las cercas electrificadas del campo. Los guardias disparan sobre él, pero es tarde: yace muerto. Una foto de su cuerpo es enviada al Reichsführer Heinrich Himmler, quién ordena realizar un informe donde se afirma que fue muerto mientras intentaba escapar. Su cadáver es incinerado en un crematorio. Cuando la noticia llega a Moscú, Stalin manda liberar a la viuda, descargándola de toda responsabilidad en la traición de su marido. El intento de fuga y el asesinato de Yakov son inexplicables, hasta el punto de que un periodista ruso ha visto en ellos un montaje para disimular el canje de Yakov por oficiales de alto rango alemanes: ¡Stalin lo habría recibido de noche en el Kremlin y lo había matado! Según la españolísima Dolores Ibarruri, La Pasionaria, Stalin había encargado a un español infiltrado en la franquista Blaue Division, la División Azul (un tal José Parra Moya) la misión de organizar un comando para liberar a Yakov. El resultado de todo fue un decreto que creaba un nuevo organismo represivo, el “Presidio” (Katorjnye Raboty), un campo de trabajos forzados especial destinado a culpables de alta traición a la patria (colaboración activa y pasiva con el enemigo, es decir: la mayoría de los soldados prsioneros de guerra), reos que serán obligados a extraer carbón, oro y estaño en el Vorkutlag, con condenas de diez, quince o veinte años en condiciones inhumanas extremas. Stalin aparte obligó a su otro hijo, Vasilli, que era piloto, a no realizar salidas de combate. No deseaba otro caso Yakov. Stalin llegó a ofrecer 250.000 dólares de la época en la Alemania del Este por cualquier información acerca de cómo había sido muerto su hijo. Yakov fue rehabilitado en 1977, concediéndosele póstumamente la Orden de la Guerra Patriótica de 1ª clase. Yakov tuvo un papel de antihéroe durante el glásnost de Gorbachov en los años ’80. En una novela de un tal V. Uspenski titulada “El consejero secreto del jefe”, donde Trotski sigue siendo el genio maligno de la historia, Yakov juega un papel secundario y se convierte en amante de su madrastra, Nadezhda. Empezaba una leyenda…

En su alabada y quizá sobreestimada novela “La insoportable levedad del ser”, Milán Kundera sorprende a los lectores con este párrafo, mitad ficción literaria, mitad filosofía política, que nos relata la muerte del primer hijo de Stalin. Según Kundera la muerte de Yakov fue la única metafísica de toda la Segunda Guerra Mundial: “Fue en 1980 cuando pudimos leer por primera vez, en el "Sunday Times", cómo murió Yakov, el hijo de Stalin. Preso en un campo de concentración alemán durante la Segunda Guerra Mundial, compartía su alojamiento con oficiales británicos. Tenían el retrete común. El hijo de Stalin lo dejaba sucio. A los británicos no les gustaba ver el retrete embadurnado de mierda, aunque fuera mierda del hijo de quien era entonces hombre más poderoso del mundo. Se lo echaron en cara. Se ofendió. Volvieron a reprochárselo una y otra vez, le obligaron a que limpiase el retrete. Se enfadó, discutió con ellos, se puso a pelear. Finalmente solicitó una audiencia al comandante del campo. Quería que hiciese de juez. Pero aquel engreído alemán se negó a hablar de mierda. El hijo de Stalin fue incapaz de soportar la humillación. Clamando al cielo terribles insultos rusos, echó a correr hacia las alambradas electrificadas que cerraban el campo. Cayó sobre ellas. Su cuerpo, que ya nunca volvería a ensuciar el retrete de los ingleses, quedó colgado de las alambradas. El hijo de Stalin no tenía una vida fácil. Su padre lo había concebido con una mujer a la que, después, según todos los indicios, asesinó. El joven Stalin era por tanto hijo de Dios (porque su padre era venerado como un Dios) y, al mismo tiempo, réprobo. La gente lo temía por partida doble: podía hacerles daño con su poder (al fin y al cabo era hijo de Stalin) y con su favor (el padre podía castigar a sus amigos en lugar de hacerlo con el hijo réprobo). (...) Nada más empezar la guerra lo capturaron los alemanes, y otros prisioneros, que pertenecían a una nación que siempre le había sido profundamente antipática por su incomprensible introversión, lo acusaron de ser sucio. ¿Él, que debía soportar el peso del mayor drama imaginable (ser al mismo tiempo hijo de Dios y ángel réprobo), debía ser ahora sometido a juicio, no por cuestiones elevadas (referidas a Dios y a los ángeles), sino por asuntos de mierda? ¿Está entonces el más elevado drama tan vertiginosamente próximo al más bajo? (...) Si la reprobación y el privilegio son lo mismo, si no hay diferencia entre la elevación y la bajeza, si el hijo de Dios puede ser juzgado por cuestiones de mierda, la existencia humana pierde sus dimensiones y se vuelve insoportablemente leve. En ese momento el hijo de Stalin echa a correr hacia los alambres electrificados para lanzar sobre ellos su cuerpo como sobre el platillo de una balanza que cuelga lamentablemente en lo alto, elevado por la infinita levedad de un mundo que ha perdido sus dimensiones. El hijo de Stalin dio su vida por la mierda. Pero morir por la mierda no es una muerte sin sentido. Los alemanes, que sacrificaban sus vidas por extender el imperio hacia oriente, los rusos, que morían para que el poder de su patria llegase más lejos hacia occidente, ésos sí, ésos morían por una tontería y su muerte carece de sentido y de validez en general. Por el contrario, la muerte del hijo de Stalin fue, en medio de la estupidez generalizada de la guerra, la única muerte metafísica”. El pathos antistalinista del checo Kundera aunque caricaturiza la muerte de Yakov miente o se equivoca en lo esencial. Hoy sabemos porqué Yakov se suicidó, gracias a investigaciones realizadas en los archivos abiertos de la exUrss. El historiador británico John Erickson, que ha escrito la mejor historia de la guerra entre la Alemania nazi y la URSS de Stalin, ha podido comprobar que Yakov vivó su último año prisionero en la más absoluta y devastadora de las depresiónes. Una depresión moral y ética, porqué no: profundamente metafísica, por lo que le contaban sus propios compañeros soviéticos y polacos de las purgas y ejecuciones en la URSS, sobre la prepotencia de la Nomenkaltura, y que todo llegó a un punto de crisis sin retorno al enterarse (al leer un diario alemán) de las masacres de personalidades polacas de la cultura, maestros y militares realizadas por Stalin durante la ocupación de Polonia entre 1939 y 1941. Yakov no murió por la mierda, sino por la vergüenza de 15.oo0 inocentes asesinados en las fosas de Katyn por orden de su padre. Y esa fue su más grande virtud metafísica.

(Foto de Iakov Dzhugashvili, el hijo de Stalin, con su hijo en brazos)

10 Comments:

Anonymous Anónimo said...

Hay un punto que me intrigó siempre sobre el pasado de Stalin y es si fué o no fué agente de la Ojrana, como por ejemplo se puede leer aquí. Me gustaría saber si tenés alguna opinión al respecto.

7:43 p.m.  
Blogger Fliege Cojonera said...

Parece que la única acusación seria contra Koba fue por la caída de una imprenta menchevique en la ciudad de Batum, donde Stalin regresa después de fugarse en el trayecto a su exilio en Vologda en 1904. Una comisión de investigación zanja el asunto: Koba no ha respetado las reglas de la clandestinidad pro no se lo podía acudar de agente de la policía zarista. Su caracter parco y callado lo transforma en un candidato a la sospecha. Limpio su honor se traslada a Tiflis donde un joven Kamenev le acoge y le proporciona alojamiento.En abril de 1906 el comité de Tiflis envía al congreso unitario del POSDR en Estocolmo una delegación compuesta por quince mencheviques y Koba. Va sólo porque todos los dirigentes bolcheviques de importancia están detenidos o en el destierro. A su vuelta cae otra imprenta clandestina menchevique y Koba vuelve a ser sospechoso, pero se demuestra que fue por casualidad.

4:40 p.m.  
Anonymous Anónimo said...

Gracias por la respuesta, su sapiencia es enorme.

5:20 p.m.  
Anonymous Anónimo said...

En sus conversaciones con Rauschning ('Hitler me dijo', Librería Hachette, Buenos Aires, 1940), el Führer no tiene dudas: "Aprendí mucho del marxismo, no tengo por qué ocultarlo. No hablo de esos fastidiosos capítulos sobre la teoría de las clases sociales o el materialismo histórico, ni de esa cosa absurda que llaman 'el límite del provecho' u otras pamplinas por el estilo. Lo interesante e instructivo en los marxistas, son sus métodos (...) Todo el nacionalsocialismo cabe en él. Fíjese usted: las sociedades obreras de gimnasia, las células de empresa, las demostraciones de masas. Todos esos nuevos medios de la lucha política han sido casi todos inventados por los marxistas. Me bastó apoderarme de ellos y desarrollarlos y así tengo ahora el instrumento que necesitábamos (...) Lo que queda del marxismo es la voluntad de construcción revolucionaria, que ya no ha menester de apoyarse en muletas ideológicas y que se forja un instrumento de poder implacable para imponerse a las masas populares y al mundo entero. De una teleología de base científica, sale así un verdadero movimiento revolucionario, provisto de todos los medios necesarios para la conquista del poder".

7:29 p.m.  
Anonymous almayer said...

documento 39
extracto del discurso de Stalin ante el pleno del CC de Diciembre de 1936.
STALIN:...si una persona dice que asume abiertamente la linea del partido,de acuerdo con las normas establecidas.las tradiciones de sobra conocidas del partido de Lenin,el partido considera que esa persona valora sus ideas y que ha renunciado a sus errores anteriores y ha adoptado la postura del Partido.Creiamos en ti y nos habiamos equivocado.Estabamos equivocados Camarada Bujarin..
BUJARIN:Si,si (imagine su cara)
STALIN:..Creiamos en ti,te condecoramos con la Orden de Lenin,te hicimos subri en el escalafon y nos equivocamos¿No es cierto Camarada Bujarin?
BUJARIN:Es cierto,es cierto lo mismo he dicho yo.(sigan imaginando su cara)
STALIN:(parafraseando y burlandose al parecer de Bujarin)Podeis seguir adelante y fusilarme,si eso es lo que quereis.Eso es cosa vuestra.Pero no quiero ser deshonrado¿Y que testimonios da hoy?Eso es lo que pasa Camarada BUJARIN:Pero no puedo admitir,ni hoy ni mañana ni pasado mañana algo de lo que no soy culpable(ruidos en la sala)
STALIN:No estoy diciendo nada personal contra ti...¿Has leido la carta que dejo escrita Furer antes de suicidarse?Cuando la lees,las lagrimas se te agolpan en los ojos....
(Aqui puedes apreciar amigo Mosca Cojonera que sentimental era Koba)







STALIN

3:21 a.m.  
Blogger Metal Guru said...

Se echa de menos un nuevo texto. Pero no deja de ser gracioso al meterse acá volver a pensar en como el nombre de Stalin huele a mierda.

9:59 p.m.  
Blogger enrique said...

Interesante entrada. Conocí a Heidegger a través de Julián Marías.
Es muy interesante todo lo que dices, revelador incluso.
Gracias.
Enrique

8:13 p.m.  
Blogger Eratóstenes Horamarcada said...

El "análisis" del novelista es tonto, sensacionalista, vano; fabricado con la única intención de "epater le communiste". Que no te quepa la menor duda sobre su famoso libro: ha sido sobrevalorado, demasiado. Lo único que huele a mierda aquí es el propio texto de Kundera.

6:10 p.m.  
Blogger Carla said...

hola, vine justamente por el texto de kundera. quizás el libro es sobreestimado, pero solo por que tiene otros millones de veces superior a este. pero lo quye dijo este erastóstesnes son patrañas, el libro no huele a mierda-
y no se si lo de la mierda es o no es verdad, pero kundera deja en claro que no murió por la mierda, sino por la insoportable levedad del ser y por lo inaceptable del ser humano, es una metáfora por favor!!!!
igual quería saber que había de cierto en eso del retrete.
la verdad es que no leí el texto entero (el del blog)pero esta muy bueno! espero que sigas escribiendo.

9:15 p.m.  
Blogger andres akd Q said...

ES DECIR QUE??? Murio el hijo de Dios ....por lo tanto se dio la muerte de la metafisica segun Nietzsche?

8:25 a.m.  

Publicar un comentario

<< Home