miércoles, abril 06, 2016

Nietzsche, ¿lector oblicuo de Marx? (I)

Por Nicolás González Varela
http://www.editorial-montesinos.com/detalleAutor.php?idAutor=213

Decía Max Weber no sin razón que el Mundo en que nosotros existimos espiritualmente, es en gran medida el Mundo que formaron las ideas de Marx y Nietzsche. La paradoja es que los autores que acuñaron espiritualmente el Mundo burgués, por izquierda y por derecha, en apariencia jamás se comprendieron intelectualmente. Pero nada más alejado de la realidad y de sus textos. Es verdad: Nietzsche nunca citó a Marx en sus trabajos públicos, pero este diktatum hay que aligerarlo. Nietzsche debía confrontarse a Marx, no podía, como gran pensador reactivo-revolucionario, ignorar su trascendencia filosófica y política, su marca indeleble en la agenda de la Gross Politik. Pero no hay que realizar este trabajo de exégesis bajo la forma hermeneútica forzada de los “paralelismos”. En realidad Nietzsche sí leyó a Marx, no lo hizo desde una obra concreta sino oblicuamente, a través de fuentes de segunda mano, indirectas, o transferts de diferentes autores y comentaristas. Una polémica e indirecta apropiación, que le permitió utilizar muchas categorías críticas en su lucha mortal contra la Modernidad burguesa.

    A la (falsa) idea de un Nietzsche apolítico, impolítico o no-político,[1] se le suma la aparente constatación del desinterés de Nietzsche por la Economía Política in toto, por los factores económicos y en última instancia su desdén olímpico por Marx. Uno de los biógrafos más serios y piadosos, Curt Paul Janz, concluye su primer volumen de su todavía insuperable biografía con la afirmación que Nietzsche “no percibía, ni percibió nunca, la llamada ‘Cuestión Obrera’ como un problema inmediato”. Janz concluye que “toda esa temática estaba muy alejada del círculo de sus ideas, y por eso, en su obra como en sus cartas, sus tomas de posición frente a la ‘Cuestión Social’ son más bien escasas y se caracterizan por una información unilateral.”[2] Es una idea muy común en el Nietzschéisme la radical distancia olímpica de Nietzsche con respecto a la Economía política en general y ni hablar de la Arbeitsfrage, la cuestión social candente en su tiempo.[3] La Cuestión Social (incluyendo al propio Marxismo) era para Nietzsche un resultado de la décadence burguesa.[4] Desde la izquierda se precisaba ya tempranamente su pathos político, así Georg Adler veía en su doctrina social la tendencia cultural de los estratos más aristocráticos y cultos de las clases superiores alemanas, y lo definía como el “Filósofo social de la Aristocracia Junker”;[5] en contraposición, el socialdemócrata Franz Mehring, futuro biógrafo de Marx, le denominaba “Filósofo social del Capitalismo” y “filósofo de moda de la burguesía;[6] Max Werner relacionaba su Filosofía como expresión ideológica de la acción política de Otto von Bismarck;[7] Heinrich Mann definía su pensamiento como una suerte de Anti-Marx, una auténtica “Filosofía del Capitalismo”.[8] Pero poco más. Es una inveterada tradición interpretativa que nació con el mismo Nietzscheanismus: en 1899 Falkenfeld que había escrito un libro sobre las desafinidades electivas entre Marx y Nietzsche, sostenía que “Nietzsche es totalmente extraño a los fundamentos económicos de los combates que se producen en la Historia…”.[9] Por extensión, esta indiferencia sistémica de Nietzsche se traslada automáticamente a Marx y al propio Marxismo. Decía Max Weber no sin razón que “el Mundo en que nosotros existimos espiritualmente es, en gran medida, el Mundo que formaron Marx y Nietzsche”.[10] La paradoja es que los autores que acuñaron espiritualmente el Mundo burgués, por izquierda y por derecha, en apariencia jamás se comprendieron intelectualmente. Pero nada más alejado de la realidad y de sus textos. Es verdad: Nietzsche nunca citó a Marx en sus trabajos públicos, pero este diktatum hay que aligerarlo. Nietzsche debía confrontarse a Marx, no podía, como gran pensador reactivo-revolucionario, ignorar su trascendencia filosófica y política, su marca indeleble en la agenda de la Gross Politik. Pero no hay que realizar este trabajo de exégesis bajo la forma hermeneútica forzada de los “paralelismos”. En realidad Nietzsche sí leyó a Marx, no lo hizo desde una obra concreta sino oblicuamente, a través de fuentes de segunda mano, indirectas, o transferts de diferentes autores y comentaristas.

    En su época de bachiller en Schulpforta, enero de 1862, Nietzsche estudia con detenimiento la obra del escritor y filósofo Theodor Mundt: La Historia de la Sociedad en sus nuevos desarrollos y problemas,[11] que no solo dedicaba un capítulo al surgimiento del Proletariado, sino un capítulo entero al desarrollo del Comunismo en Alemania, presentando los antecesores en Babeuf, Hegel y Fichte. Nietzsche hará un completo extracto de la obra.[12] En 1864-5, considerado el primer interés de Nietzsche por la Filosofía tout court, estudia con pasión hacia 1864 el manual del filósofo neohegeliano Karl Fortlage, Genetische Geschichte der Philosophie seit Kant (1852), donde hay un capítulo llamado sugestivamente “La relación entre la Filosofía y el Socialismo”. En él se comenta con extensión el proto socialismo en Alemania (Fichte introductor de Babeuf, Hegel y su relación con el saintsimonnisme), los llamados socialistas románticos, en especial Saint Simon, Fourier, Proudhon y se introduce al lector en la teoría del Comunismo y el Anarquismo. Todo ello con amplios extractos literales de los autores revolutionnaires, desde la crítica a la propiedad privada al fetiche del dinero.[13] Muchos especialistas consideran su estudio minucioso de la historia de la filosofía y el socialismo de Fortlage como la de mayor influencia junto con Emerson y Schopenhauer. Existe una única (y polémica) mención al apellido Marx en toda la vida y obra de Nietzsche: en 1865 afirma estar estudiando una obra de Marx.[14] Por la fecha, dos años antes de la publicación del primer volumen de Das Kapital, y por la rigurosa calificación de Nietzsche (Werk, Obra), lo más probable es que se refiriera a la Kritik… de 1859. Otra probable fuente secundaria de Marx podría ser el primer interés autónomo de Nietzsche sobre Economía Política y Teoría del Estado, cuando siendo todavía estudiante universitario en Leipzig (1866-1867) asistió a las clases del economista Wilhelm Georg Friedrich Roscher, un teórico altamente productivo, influenciado por la Filosofía de la Historia de Hegel, que buscaba presentar leyes histórico-económicas que explicaran los acontecimientos. Roscher además será uno de los fundadores de la llamada Historischen Schule, la Escuela Histórica alemana y miembro de la corriente denominada Kathedersozialismus. Nietzsche no solo asistió a sus clases, sino también estudió algunas de sus obras.[15] Aunque Nietzsche no se entusiasmó con las lecciones de Roscher, en el semestre siguiente, asistió voluntariamente a su curso sobre la Historia de las Teorías Políticas.[16] Roscher tuvo sus propias polémicas con Karl Marx, que le incluía sin dudar en la categoría crítica de Vulgärökonomie.

    Otra evidencia de su lectura “oblicua” e indirecta de Marx es de 1868, a través de su lectura de la obra de J. E. Jörg: Geschichte der social-politischen Parteien in Deutschland,[17] una historia social de los partidos políticos modernos en Alemania donde se discute en amplitud la eclosión de la cuestión obrera en Alemania. Jörg habla de Marx como el líder en el extranjero de los alten Doktrinäre, viejos doctrinarios de las revoluciones de 1848 Nietzsche discute su contenido por correspondencia con su amigo el noble Carl von Gersdorff.[18] Unos pocos meses después de esta lectura crítica de Jörg, aparece en la revista de libros de Leipzig (donde residía Nietzsche por esa época), Literarisches Centralblatt für Deutschland, una recensión del primer tomo de Das Kapital.[19] Marx habló en su momento ácidamente de esta recensión en una carta a Kugelmann, considerando que el crítico no había comprendido la Ley del Valor (Wertgesetz) ni la Dialéctica misma entre forma y contenido.[20] Es muy probable que Nietzsche, un bibliófilo obsesivo, la haya leído, no tenemos pruebas fehacientes de ello, pero es que además existe otra casualidad con respecto a esta publicación: Nietzsche, en calidad de filólogo, era el responsable de las recensiones y críticas de las novedades editoriales sobre la Antigüedad que aparecían, contribuyendo con ocho recensiones entre abril de 1868 y septiembre de 1870.[21] Para concluir, el fundador y editor-jefe de la revista, el filólogo Friedrich Karl Theodor Zarncke (1825-1891), se convertirá en uno de los amigos más cercanos de la etapa de Leipzig.[22] Es muy probable que Nietzsche leyera la reseña crítica a Das Kapital.

    Aunque lo niegue el Nietzscheanismus, sabemos que Nietzsche fue un lector regular de economista políticos clásicos, que van desde Bagehot, Carey, Galiani, Herrmann, Malthus, Mill, Roscher, muchos víctimas de la Kritik marxiana, y otro tipo de autores que desarrollan ideas económico-sociales como Bebel, Bentham, Carlyle, Dühring, Mirabeau, Montesquieu o Schmoller. En julio de 1875 confiesa en una carta a su amiga Marie Baumgartner que se encuentra entregado a lecturas de Economía Política por necesidades teóricas, por exigencias de su propio desarrollo filosófico: “Me ocupo de una Ciencia de la cual no había tenido tiempo hasta ahora, a saber: Negocios, Administración de Empresas, desarrollo del Comercio mundial (Entwicklung des Welthandels), junto con Economía Nacional y Social (National-und Sozialökonomie)”.[23] De todos ellos es muy interesante para nuestra hipótesis el caso de Henry Charles Carey, principal asesor del presidente Lincoln, autor del primer programa económico del Partido Republicano, quién en su libro más popular, The Principles of Social Science (1858-1859),[24] ofrecía citas y comentarios sobre Marx. Marx afirmaba que “H. C. Carey (De Filadelfia) es el único economista americano de importancia” de su época; y Carey a su vez cita en varias de sus obras a Marx (incluso sus artículos periodísticos en The Tribune). Pocos conocen que Carey conoció el trabajo de Marx a través de sus artículos económicos en los 1850’s, y admirado le envío personalmente copias dedicadas de sus libros Harmony of Interests[25]  y The Slave Trade, Domestic and Foreign.[26] Marx le comenta en carta a Engels que “Carey, el economista político norteamericano, ha sacado un nuevo libro: Slavery at Home and Abroad. Aquí ‘Slavery’ abarca todas las formas de servidumbre, la esclavitud asalariada, etc. Me ha enviado su libro en el que me cita en varias ocasiones (mis artículos en Tribune) como ‘un reciente escritor Inglés’, o como ‘corresponsal del The New York Tribune'”. Para Marx Carey era un teórico de la dependencia, un ideólogo de la burguesía proteccionista de los EEUU frente al imperio británico defensor del Free Trade. En los Grundrisse, Marx criticará su robinsonadas económicas, su conspiracionismo, la confusión entre beneficio y plusvalía; en Das Kapital Marx criticará su idea de la “armonía social” natural de las naciones, armonía que es resquebrajada tanto por la influencia del Mal mayor, las exportaciones inglesas, como por la bestia negra, la intervención del estado en la economía. Volviendo a las posibles influencias de sus lecturas sobre Marx, Carey es citado a su vez en el libro del neokantiano socialista Friedrich A. Lange, del que ya hablaremos más adelante, por lo que es probable que Nietzsche lo haya conocido de esta decisiva fuente. Lo cierto es que Nietzsche encargará la obra traducida del republicano economista Carey al alemán[27] el 8 de junio de 1879 a su editor Schmeitzner, la estudiará y re-leerá hasta bien entrados los 1880’s, permaneciendo en su biblioteca personal hasta su muerte.[28]

    La polémica conversación de Nietzsche contra Marx es muchas veces mediante la ficción de la interposita persona, se encarna en máscaras y conceptos-paja como Socialismo, Hegelería o Dialéctica (un síntoma de décadence). Un segundo nivel de confrontación y polémica sería una perspectiva inversa: seguir las críticas de Engels y Marx a autores claves en el pensamiento nietzscheano, como por ejemplo el del filósofo jovenhegeliano Max Stirner, del socialista-liberal Friedrich A. Lange o el socialista antisemita Eugen Dühring, un abordaje a la relación de Marx-Nietzsche per saltum. Pero existe otro indicador de su diálogo mediado con Marx: el uso en su Kritik a la Modernidad de categorías y definiciones que podríamos llamar proto o filomarxistas, que poseen un indudable eco y tono marxianne. No solo Nietzsche conoce y menciona escuelas de la economía política (como por ejemplo die Manchester-Theorie), sino conceptos técnicos reconocibles. Un ejemplo es el uso crítico nietzscheano de Explotación (Bedeutung), Mehrarbeit, Plustrabajo, de División del Trabajo (Arbeitstheilung) o incluso Klasse, Clase: “Para que exista el suelo que permita un mayor desarrollo del arte, es preciso que la gran mayoría (Mehrzahl) esté sometida al servicio de una minoría (Minderzahl), como esclavos a la necesidad vital, y sobre los límites de la necesidad individual. A expensas de esta mayoría y gracia a su plustrabajo (Mehrarbeit) aquella clase privilegiada (bevorzugte Klasse) debe ser sustraída de la lucha por la existencia…”.[29] Quizá lo más sorprendente en estos textos nietzscheanos es la aparición del concepto de “plusvalía”, en realidad plustrabajo (Mehrarbeit). ¿Marx de contrabando en Nietzsche? A pesar de la filología negativa del Nietzschésime debemos preguntarnos: ¿de dónde pudo extraer Nietzsche estos instrumentos de crítica económico-política?

   Una parte importante de su arsenal de tonalidad marxiana sin duda provino de su propia formación libresca, como estamos viendo, otra parte de los cursos, “especialmente importantes”, que tomó a partir de 1864 con el profesor de Historia social (y de las revoluciones burguesas) y político Heinrich Karl Ludolf von Sybel. Sybel escribió Geschichte der Revolutionszeit 1789-1800, consultando archivos y documentos en el mismo París. Su postura frente a la gran Revolución Francesa era similar a la del reaccionario Burke; políticamente era un prusiano convencido: Bismarck mismo lo nombró director general de los Archivos Centrales del IIº Reich en 1875.[30] En una carta a su madre de noviembre de 1864, Nietzsche le dice que “asisto, naturalmente, con el mayor interés a mis cursos, de los que hay que subrayar uno como especialmente importante: el del profesor von Sybel sobre Política… Las lecciones altamente científicas de Sybel vienen condimentadas con algunas alusiones políticas.”[31] Von Sybel aparece también citado en su Nachlass. Otro importante aporte en armas de la crítica fue, por supuesto, el historiador conservador Jacob Burckhardt, amigo y confidente, del cual todos los nietzscheanos minimizan su papel en la ruptura política con Wagner. Pero el conocimiento indirecto de Marx y la Kritik a la forma de la explotación burguesa del trabajo proviene de otras fuentes menos exploradas y mal conocidas por el Nietzschéanisme. La repuesta de los economistas (como alternativa al propio Marxismo) a la nueva Soziale Frage, la “Cuestión Social” capitalista en Alemania, asi como a la consolidación del Lassallismo y la obra de Marx, provino de tres sectores: 1. La llamada “Escuela Histórica” (Historischen Schule); 2. De la “Asociación para una Política Social” (Verein für Socialpolitik ,) y finalmente 3. De los llamados Kathedersozialisten (Socialismo de Cátedra). Sintomáticamente, como estamos viendo, Nietzsche tenía conocimientos bastantes profundos de las tres categorías y dentro de ellas de sus propias exposiciones sobre Marx.
(Continuará)


Notas:
[1] Sobre el Nietzsche político remitimos al lector a nuestro libro: Nietzsche contra la Democracia. El pensamiento político de Friedrich Nietzsche 1862-1872; Montesinos, Barcelon, 2010.
[2] Janz, Curt, Paul; Friedrich Nietzsche, (cuatro volúmenes), Alianza Universidad, Madrid, 1981-1985, T. II, p. 221.
[3] Janz, Curt, Paul; op. cit.; Tomo I, p. 234.
[4] „Die soziale Frage ist eine Folge der décadence“, en: Nachlass, Fragmente „Zum Begriff »décadence«“, 17, #816.
[5] Adler, Georg: „Friedrich Nietzsche, der Social-Philosoph der Aristokratie“, en: Nord und Süd, 56 (1891), pp. 224-240.
[6] Mehring, Franz: „Zur Philosophie und Poesie des Kapitalismus“, en: Kapital und Presse, Berlín, 1891, pp. 119-127.
[7] Werner, Max: „Bismarck und Friedrich Nietzsche“, en: Die Gegenwart, Nr. 40 vom 1.10.1892, pp. 212-214.
[8] Mann, Heinrich: „Zum Verständnis Nietzsches“, en: Das Zwanzigste Jahrhundert, 6. Jg., Bd. 2, 1896, pp. 245- 251.
[9] Falkenfeld, Max: Marx und Nietzsche, Wilhelm Friedrich, Leipzig, 1899.
[10] Afirmación de Max Weber durante una discusión con Oswald Spengler en junio de 1920, citado por Baumgarten, Eduard: Max Weber - Werk und Person, Tübingen, J. C. B. Mohr (Siebeck), 19664, p. 554.
[11] Mundt, Theodor: Die Geschichte der Gesellschaft in ihren neueren Entwickelungen und Problemen, Simion, Berlin, 1844, edición aumentada en 1856.
[12] El extracto de la obra de Mundt en: BAW, 2, pp. 431-435.
[13] Fortlage, Karl; Genetische Geschichte der Philosophie seit Kant, Brockhaus, Leipzig, 1852, p. 456 y s.s. De joven hegeliano, Fortlage en su madurez intentó conciliar Fichte y Kant en una psicología empirista y un panteísmo trascendental.
[14] Nietzsche, Friedrich, carta desde Bonn a su amigo el militar prusiano Carl von Gersdorff, 25 de mayo de 1865, donde le informa que está leyendo una biografía de Beethoven y un trabajo de un tal Marx: “Als Nebensache treibe ich jetzt Beethovens Leben nach dem Werk von Marx”; en: Friedrich Nietzsche; Sämtliche Briefe: September 1864-April 1869. Basler Zeit. Bd. 3. April 1869-Mai 1872, Deutscher Taschenbuch Verlag, 1986, p. 56. En el contexto de la cita es posible que se tratara de "otro" Marx, el Musiktheoretiker Adolf Bernhard, ya que comenta su interés por una biografía de Beethoven. Aunque especialistas alemanes en Nietzsche como Sophus A. Reinert, Erik S. Reinert o Henning Ottmann sostienen que es probable que se refiera a nuestro Karl Marx: por ejemplo: Ottmann, H., Philosophie und Politik bei Nietzsche; Walter de Gruyter, Berlin, 1987, p. 26.
[15] Nietzsche leerá su obra de 1842: Klio: Beiträge zur Geschichte der historischen Kunst; Vandenhoeck und Ruprecht, Göttingen, en 1869 y de nuevo en 1874.
[16] El curso era: „Geschichte der politischen Theorien“; como anécdota señalamos que el hijo de Roscher, Wilhelm, estudiaba Filología con Nietzsche y fue su compañero más cercano a lo largo de 1869.
[17] Jörg, Joseph Edmund: Geschichte der social-politischen Parteien in Deutschland, Verlagsort, Freiburg im Breisgau, 1867, en especial en el capítulo VII titulado: „La ocurrencia de Lassalle y la separación del Cuarto estamento de la Burguesía”, pp. 132-160; Jörg, que era un político cristiano bávaro, historiador y archivista, además de simpatizante lassalliano, menciona a Marx solo una vez en la página 150.
[18] Carta de Nietzsche a Gersdorff, del 16 de febrero, 1868, en: KSB 2, Nr. 562.
[19] “Revista central literaria para Alemania”, en el número 28, 4 de julio de 1868, pp. 754-756. La revista se dedicaba exclusivamente a la recensión y crítica de libros.
[20] Karl Marx a Ludwig Kugelmann, 11 de julio, 1868, en: Karl Marx, Friedrich Engels: Briefe über das »Kapital«, Dietz Verlag, Berlin (DDR), 1954, p. 184; en español: Marx, Karl, Cartas a Kugelmann, Editorial Península, Barcelona, 1974.
[21] Por orden de aparición: 1) Die hesiodische Theogonie, ausgelegt und beurtheilt von G. F. Schoemann. Berlin: Weidmann, 1868. Literarisches Centralblatt für Deutschland. Nr. 18. 25. April 1868: pp. 481-82; 2) Anacreontis Teii quae vocantur Συμποσιακ ήμιάμβια. Ex Anthologiae Palatinae vol. II nunc Parisiensi post Henr. Stephanum et Jos. Spalletti tertium edita a Val. Rose. Leipzig: Teubner, 1868. Literarisches Centralblatt für Deutschland. Nr. 45. 31. Oktober 1868: p. 1224; y 3) Nitzsche, Richard, Quaestionum Eudocianarum capita quatuor. Leipziger Doctordissertation: Altenburg, 1868. Literarisches Centralblatt für Deutschland. Nr. 48. 21. November 1868: p. 1309.
[22] Como le confiesa a su amigo Deussen en una carta del 25 de agosto de 1869; en: KSB 3, Nr. 24.
[23] Nietzsche, Friedrich: Briefwechsel. Kritische Gesamtausgbe, II, 5, Volumen 4, De Gruyter, Berlin-New York, 1980, Nº 469, pp. 82-83.
[24] Carey, Henry Charles: Principles of Social Science, Lippincott, Filadelfia, 1858-1860; traducción al español: Principios de ciencia social, compendiados por Miguel Cabezas, Tipografía Ricardo Fé, Madrid, 1888, en tres volúmenes.
[25] Carey, Henry Charles: Harmony of Interests: Agricultural, Manufacturing, and Commercial, Skinner, Philadelphia, 1851.
[26] Carey, Henry Charles: The Slave Trade, Domestic and Foreign, Carey&Hart, Philadelphia, 1853.
[27] Carey, Henry Charles: Lehrbuch der Volkswirtschaft und Sozialwissenschaft, Braunmüller, Wien, 1870.
[28] Véase: Campioni, Giuliano: Nietzsches persönliche Bibliothek, Walter de Gruyter, Berlin-New York, 2003, p. 166. Nietzsche volverá a reclamar a su hermana que le envíen el libro de Carey, junto con la obra de Dühring, a Sils-Maria en julio de 1881.
[29] Nietzsche, Friedrich: Nachlass, Hefte II, 20.
[30] Sobre Nietzsche y el historiador político von Sybel: Janz, Curt, Paul; op. cit.; Tomo I, p. 124. Sobre Nietzsche y al Escuela Histórica alemana; Brobjer, Thomas, H.; “Nietzsche's Relation to Historical Methods and Nineteenth-Century German Historiography”, History and Theory, 46 (2), p. 155–179.
[31] En una carta de enero de 1887 a Peter Gast desde Niza, el Nietzsche maduro, demostrando la asombrosa coherencia y continuidad con el joven, le comenta que está leyendo a toda la escuela histórica reaccionaria de Tocqueville y Taine y estudiando el Hauptwerk de von Sybel, su historia del período revolucionario de la Gran Revolución Francesa, 1798-1795. Públicamente en su libro Jenseits…, de 1886-1887, en la parte VIII, aforismo 251, lo denigrará por excesivamente “prusiano” junto a von Treischke, llamándoles armen Historiker.


martes, febrero 16, 2016

El Engels tardío: crítica, revolución y el problema de la mediación (1)



Por Nicolás González Varela


    ¿Marx y Engels son una suerte de Castor y Pollux en la novela familar del Marxismo? Después de la muerte de Marx, Engels se transformó no solo en el albacea del legado de Marx sino, involuntariamente, en el “hombre de confianza del proletariado con consciencia de clase”.[2] Como decía De Quincey a propósito de Kant, doy por sentado que toda persona instruida confesará cierto interés por la historia personal de Friedrich Engels, aunque le haya faltado afición para conocer la historia de sus opiniones filosófico-políticas. Y es que suponer a un lector del todo indiferente a Engels es suponerlo del todo inintelectual. Esta simple presunción es la que también nos obliga a escribir este breve esbozo conmemorativo de su vida y práctica después de 1883.

    El tortuoso recorrido, entre errático y azaroso, que sufrieron a lo largo de su historia editorial los escritos de Marx sólo puede compararse con las coincidencias afortunadas, fantásticas, triviales y casi increíbles con las que pudo salvarse para la posteridad la mayor parte de la obra de Aristóteles. Al igual que Marx, sus escritos sufrieron las inclemencias de los intereses políticos y los caprichos culturales en los cambios en la forma de atención. Y, al igual que Aristóteles, los manuscritos de Marx guardan una peculiaridad muy especial: la mayor parte son apuntes, bocetos, notas y memoranda, producto de una técnica de trabajo intelectual limitada por la extrema pobreza y las constantes emigraciones políticas. Pero a Marx se le agrega una condición suplementaria: que el mismo Marxismo nació, se desarrolló, se profesionalizó en escuela (y en ideología oficial de un estado) cuando la obra de Marx no era aún accesible en su totalidad e incluso cuando importantes partes de su “corpus” estaban inéditas. El éxito del Marxismo como ideología de partido (“una Teoría que ha podido unir en un solo ejército a casi todos los socialistas de Europa y América”),[3] bandera unificadora y ortodoxia de estado ha precedido en décadas a la divulgación científica y exhaustiva de los escritos completos de sus fundadores. Engels no solo se sentía responsable casi exclusivo  de que cada partido obrero o federación socialista se adueñase de una “Teoría científica” comunista, sino también de cooptar y promover militantes con pensamiento crítico, autónomo, calificados intelectualmente, capacitados para “mediar” y aplicar creativamente la Kritik marxiana a todos los ámbitos de la sociedad. Fue al mismo tiempo en orden de prioridad asesor-consejero partidario (como bien lo identificó Lenin), conciencia teórica indiscutida y bulldog de la ortodoxia.[4]

    Repasemos en primer lugar las propias rarezas de las condiciones intelectuales de Marx. Conociendo la enorme angustia existencial de Marx, en las bellas palabras de Frossard “su itinerario está jalonado de hojas muertas, gacetas sin lectores, libros y panfletos incautados que devoran sus escasos ingresos”, y las limitaciones de su técnica de investigación, su Forschungswiese sin biblioteca personal, es asombroso el talento para vencer tantas restricciones y lograr un texto limpio, coherente y profundo. Pero este “laboratorio” artesanal de Marx al mismo tiempo hizo nacer un problema editorial de implicancias ni siquiera imaginadas por él mismo: que su producción “diurna”, sus largos períodos de estudio en el escritorio Nº 0-7 de la “Reading Room” del British Museum superaran con creces la parte esotérica y “nocturna” de su obra, como puede verse gráficamente en el biorritmo entre su vida y obra. La parte publicada era sólo la punta de un iceberg, menos de un tercio de su obra, que emergía de una masa sumergida de manuscritos inéditos, un verdadero continente compuesto con minúscula taquigrafía y que constituía un dilema editorial de primer orden. Y solo existía una persona capaz de ser el editor póstumo del Nachlass de Marx. Y esa persona era Friedrich Engels, su amigo y segundo violín. Una vasta y polémica tarea que le consumió los últimos años de su vida.

    “Es un verdadero diccionario universal, capaz de trabajar a cada hora del día o de la noche, comido o en ayunas, veloz en escribir y comprender como el mismo diablo”, decía Marx de su amigo, compañero y segundo violín. Tenemos un expediente criminal lombrosiano de la atenta Polizei de Colonia: “Nombre: Friedrich Engels. Profesión: comerciante. Lugar de nacimiento: Barmen. Religión: luterano. Estatura: 1,70 m. Cabello y cejas: rubio oscuro. Frente: normal. Ojos: grises. Nariz y boca: proporcionados. Dentadura: buena. Barba: castaña. Mentón y cara ovalados. Tez sana- Constitución: esbelta”. Engels tenía una apariencia muy cuidada, era sobrio para su propia persona, gastando en su aspecto lo indispensable. Muy raramente se acostaba temprano. La mayoría de las veces lo hacía mucho después de medianoche, se levantaba pasado el mediodía. Tras desayunar, se dedicaba a leer periódicos y revistas en casi todas las lenguas, un gran paquete que entregaba en su puerta todos los días el cartero. Luego pasaba a su nutrida correspondencia, leyendo y contestando en varios idiomas. Después del almuerzo le gustaba pasearse por las suaves colinas cercanas e inmediatamente se ponía a trabajar en serio en el Nachlass marxiano. A las siete en punto Lenchen Demuth, al antigua sirvienta de los Marx, le llamaba para cenar. Descansaba una hora y seguía con la tarea editora. En su elegante estudio de trabajo victoriano, cuyas paredes estaban cubiertas de armarios y anaqueles repletos de libros, “no se vía un solo recorte de papel en el suelo, y los libros, con excepción de unos diez o doce que momentáneamente se encontraban sobre el escritorio, estaban todos en el lugar que les correspondía” recordaba el yerno de Marx, Lafargue.[5]
   
    A la muerte de Marx, Engels se enfrentó con este gigantesco filón de manuscritos codificados en la minúscula letra característica de su amigo y con cuidado trató de salir del problema, preparando la edición de los tomos restantes de El Capital, aunque actualmente se está analizando críticamente su tratamiento editorial e incluso su tándem teórico-práctico con el mismo Marx. Una de las razones que esgrimía Engels para no trasladarse a Alemania, tal como se lo pedían desde el recién creado SPD, Partido Socialdemócrata Alemán (luego albacea de los Nachlass) era su deseo de completar el trabajo de edición de Das Kapital en Londres y reordenar el enorme fárrago de manuscritos heredados. Kautsky le escribía en 1886 a Bernstein sobre el asunto: “Si yo estuviera en lugar de Engels, no seguiría viviendo en Londres ¿Qué es lo que ofrece Londres? Nada. Casi nunca va al teatro y no visita los museos o las exposiciones. No tienen allí amigos. Casi todas las personas a quienes quería, Marx, Lafargue, Longuet y otros han muerto o se han ido a vivir a otras partes”. Engels apreciaba de Londres, según sus propias palabras, “la perfecta neutralidad que rodea a quien lleva una actividad científica”. A Bebel le hizo saber que no iría a ningún país donde existiera persecución policial o la posibilidad de verse desterrado.[6] Además, estaba en los planes de Engels hacer, con el material y la correspondencia existente, una biografía completa de Karl Marx (de la que apenas completó dos artículos sueltos)[7] y una historia social del movimiento obrero alemán entre 1843 y 1863. Pero Kautsky no se equivocaba en su juicio: “El General” estaba realmente muy solo. Y que muchos lo relacionaban con su carácter poco político, lo confirma el propio Kautsky: “…reinaba la opinión de que Marx tenía mucho más talento para tratar con los camaradas que Engels. Se cuenta que la redacción de la Neue Rheinische Zeitung trabajaba en la mayor concordia con Marx y en ocasión de un viaje a Viena, Engels le sustituyó en la redacción. Cuando regresó Marx, reinaba en el periódico una total perturbación y una actitud de viva hostilidad contra Engels. Sin embargo, Marx pronto consiguió restablecer muy pronto la concordia”. Wilhelm Liebcknecht (a quién los Marx apodaban “Biblioteca”) comentando el mismo incidente concluye en la naturaleza dictatorial de Engels, un “amante del orden” a toda costa.

    Engels casi en solitario en un Londres ya hostil social y políticamente. Fanny Kravchinskaia, narodovolcen  rusa, en sus visitas describe que “los días de la semana Engels trabajaba muy concentrado y vivía bastante retirado de todo, pero los domingos le gustaba estar rodeado de gente en su casa. Ese día su casa estaba abierta a todos… Un domingo cuando llegamos a su casa, ya había una veintena de personas en torno a la mesa: socialista, escritores, políticos. Una reunión internacional. Se hablaba en varias lenguas. En un extremo de la mesa, presidiéndola, se hallaba el ya encanecido Engels, quién me gustó a primera vista. Era el alma de la reunión. Los presentes discutían acaloradamente, gritaban, y también se volvían hacia Engels… quién contestaba solícito en alemán, inglés, francés…” Engels sin embargo prefería escribir y polemizar desde el papel, pero era un orador con pocas dotes y muy poco popular. El sastre emigrée Lessner, miembro de la legendaria Bund der Kommunisten, señala que la última aparición pública de Engels tuvo lugar en 1893, cuando habló en el Congreso de Zürich, en Viena y en Berlín, y que siempre “exponía abiertamente lo que pensaba, tanto si ello gustaba como si no”. A pesar de su edad, Engels participaba todos los 1º de mayo en las manifestaciones de los obreros de Londres, el famoso May Day rally en Hyde Park y subía siempre a la tribuna montada en la caja trasera de un camión engalanado, existe una vignette que lo representa junto a Eleanor Marx,[8] pero nunca hacía uso de la palabra, se consideraba un orador “flojo”. Kautsky también reconoce que Engels “rehuía mucho más que Marx la agitación oral y la participación en congresos”.[9] Bernstein recuerda esos días de 1884: “Marx había fallecido… y todas sus obras póstumas pasaron a manos de Engels, quién las seleccionó y ordenó con la mayor dedicación, con el fin de que el mayor material posible de su amigo pudiera ser publicado. Cuando yo llegué allí, Engels me leía noche tras noche, hasta altas horas de la madrugada, fragmentos de esos manuscritos y del esbozo de un libro, basado en extractos que Marx había tomado de la obra ‘Ancient Society’ del americano Lewis Morgan… Después de la cena, Engels descansaba un rato, para hablarme, luego, sobre los trabajos de Marx y leerme algo de sus manuscritos. Esta era nuestra forma de vida durante todos aquellos días…”. En el mismo año, Kravchinski (aka Stepniak, sobre el cual Eleanor Marx escribió dos artículos),[10] el terrorista ruso lo visitaba dándole la impresión de que “Engels es muy inteligente y endiabladamente culto ¡¡Cómo habla el francés!! Además imagínate: incluso entiende el dialecto de Milán. Hace treinta años estuvo tres meses en Milán y hasta hoy no ha olvidado aquel dialecto. Es muy inteligente”. Aveling, el poco recomendable yerno de Marx lo describía en esos días como “de una estatura de 1,85, y hasta su última enfermedad era un hombre de porte erguido, militar, que llevaba con facilidad la carga de su más de setenta años. Ese porte militar y el paso rápido y elástico guardan cierta relación con el nombre que sus íntimos le daban: el General… Engels era capaz de hablar con cada uno de sus visitantes en su lengua materna… era un admirable anfitrión. Era la hospitalidad en persona y tenía unos modales excelentes”.

    Como una especie de Theofrasto de Marx, Engels, con 62 años, se ocupó del desciframiento y edición del Nachlass, tarea herculéana, temiendo no concluir con esa misión, pues, como le confesara a Lavrov por carta: “…soy el único ser viviente que puede descifrar esa escritura y esas frases abreviadas…”.[11] La hija de Marx Eleanor, albacea testamentaria según la ley inglesa, le comentaba a su hermana Laura Lafargue que ordenar los papeles, la clasificación del Nachlass será “un trabajo horrible”.[12] Es curioso que Engels, incluso con Marx en vida, había vislumbrado su destino no-deseado de editor póstumo, ya sea por las limitaciones del propio estilo de trabajo de Marx (lento, minucioso, autocrítico ad nauseam), ya por conocer el ritmo del trabajo de su amigo. “No costará poco trabajo”, escribió al Roten Becker, “manejar los manuscritos de un hombre como Marx, cada una de cuyas palabras vale lo que pesa. Pero, para mí es un trabajo grato, ya que me siento otra vez al lado de mi viejo amigo”. Recién fallecido Marx, Engels confesaba a Sorge que era mejor que se lo hubiera llevado la muerte, ya que: “…vivir teniendo ante él numerosos trabajos inacabados, devorado por el ansia de acabarlos y la imposibilidad de conseguirlo —esto le hubiera sido mil veces más doloroso que la dulce muerte que se lo ha llevado…”.[13] Lo que encontró era, según el comentario sincero que le hizo a Kautsky, una criptografía propia de un jeroglífico. Charles Rappoport que lo conoció en 1896, cuenta que “a mi pregunta sobre la publicación del IIIº tomo de Das Kapital, Engels señaló un enorme volumen de manuscritos y me propuso que al menos leyera una sola línea de ellos. Pero no logré descifrar absolutamente nada, pues la escritura era completamente ilegible. ‘Ahora comprenderá’, dijo Engels, ‘cuan difícil me  resulta establecer tan sólo el texto’”.[14] Engels sistematizó su labor de editor en una pequeña cadena de producción: en primer lugar copiaba los manuscritos escritos por Marx entre 1861 y 1880; luego cotejaba las citas y comentarios, hilaba los párrafos, secciones y capítulos inconexos, seleccionando la versión más elaborada para entregarla a la imprenta, siempre con la idea del que fuera “Marx en las propias palabras de Marx”, finalmente corregía las galeras (proof) para entregarlas a la imprenta. Ayudado por un secretario copista, a quien le dictaba ocho horas por día, pudo editar en 1885 el segundo tomo de Das Kapital, siendo exclusivamente por su criterio la decisión de dividir los manuscritos inéditos de Marx en dos tomos y publicar en un cuarto la historia crítica de las doctrinas económicas. La redacción y establecimiento del tercer tomo le costó un enorme trabajo de casi diez años, debido a su complejidad y al carácter críptico que tomó el estilo de trabajo intelectual de Marx. En esta tarea lo ayudó ahora Karl Kautsky, futuro renegado, quien cuenta detalles del laborioso trabajo: “El tercer tomo de Das Kapital trata sobre una ingente cantidad de los más importantes y difíciles problemas. El material para ese tomo tuvo que reunirse con enormes esfuerzos (muchos más que en el segundo) a partir de manuscritos fragmentados, que luego habría que elaborar para convertirlos en una exposición coherente…”. El cubano Lafargue, otro yerno de Marx, relata este trabajo de Sísifo: “Está trabajando en el tercer tomo. Kautsky le está ayudando. Ya conoce Usted la letra minúscula de Marx. En sus Nachlass todavía resulta peor, dado que contiene abreviaturas que es preciso adivinar, así como tachaduras y correcciones que hay que descifrar; todo ello entraña las mismas dificultades de lectura de un palimpsesto griego con ligaduras. Kautsky es el primero que lee el manuscrito y hace una copia a Engels, que revisa y completa según los otros manuscritos. En una de sus últimas cartas, Engels me escribió que se siente satisfecho de esta forma de trabajo y que Kautsky es muy diestro descifrando el texto de Marx… Realmente es extraordinario cómo logra realizar todos los trabajos de la edición de las obras de Marx…”. Mientras los trabajos de pre-edición y editoriales de Engels al segundo tomo alcanzaron escasamente las diez páginas, en el tomo tercero tuvo que recomponer capítulos y secciones enteras. Un especialista como Maximilien Rubel nota que: “…Engels da la apariencia de obras terminadas a páginas a menudo informes y mal redactadas, materiales de un trabajo del que el propio Marx decía que era necesario completarlo y aún escribirlo… Los tomos II y III son eso: bosquejos, tanteos, a veces desesperados, materiales para los futuros ‘libros’ y nada más…”.[15] Así que Engels asumió la tarea de divulgar, concluir y presentar como sistema concluso una teoría en realidad abierta e inconclusa. Un torso, como precisó la intuitiva Rosa Luxemburg. Mucha de estas presiones por presentar un Marx científico se debieron al propio rol de Engels en la lucha y consolidación de la socialdemocracia alemana. Como afirma una discutible reciente biografía,[16] Engels tenía una visión hiperpráctica del mundo, era más pragmático que Marx, nunca fue (ni pretendió ser) un gran filósofo político; era consciente de la necesidad que la idea comunista tuviera una encarnación organizacional, una maquinaria política, por eso presionaba en vida a Marx, ya desde 1845 cuando esbozaban La Ideología alemana, para que terminara escritos con los que guiar al movimiento político. Bajo estas premisas fue que Engels “sistematizó” a marchas forzadas el Nachlass de Marx y fue una suerte de Streetfighter ideológico a la hora de demarcar la ortodoxia. Como había afirmado Viktor Adler, líder del socialismo austríaco, Engels más que teórico era el “gran tacticista” indispensable del Socialismo de la IIº internacional.

    A Bebel cuando publicó el tomo II de Das Kapital le señaló teniendo a la vista la lucha política que “cuando este tomo aparezca, también los filisteos dentro del partido volverán a recibir un rudo golpe, que les dará de pensar”. El amigo-editor empezaba a verse influido por la petit politique y la lucha de fracciones, por el surgimiento del Revisionismus dentro del propio partido. No sólo se trataba de un único enemigo: combatió el “idiotismo parlamentario” así como la tendencia izquierdista y autónoma de los llamados “Jóvenes”, además del Darwinismus y el Socialismo neokantiano. Engels ya usaba asiduamente el concepto verzerrten Marxismus, “Marxismo desfigurado”, en sus luchas ideológicas internas.[17] También con variantes externas de radicalismo psedocientífico y fantasías sociológicas, como el mutualismo neoproudhoniano, las cooperativas de producción de Lassalle, la “sociedad igualitaria” del antisemita Eugen Dühring, la sociedad fabiana o el “acertijo cósmico” del popular divulgador Haeckel. Lo peor es que muchas de estas ideas habían penetrado a la misma dirección del SPD (Liebknecht era uno de los más crédulos). Esta tarea se superpuso a la de editor o más bien, se subsumió estratégicamente una a la otra. Al mismo Rappoport, que le preguntó por la falta de base teórica o cierta incompletitud de la filosofía de Marx, Engels enfadado le respondió: “¿Qué más quiere? ¡Si ya tiene Das Kapital, Moisés y los profetas! ¡Haga el favor de estudiarlo!”. Comenzaba una larga marcha por el desierto rojo, donde las necesidades de rápida vulgarización, “exposición coherente”, simplificación popular, esquematismo y reducción a un esquema ideológico elemental marcarían el inicio de los diversos marxismos, el “segundointernacionalista”, el de la “segunda-y-media” y finalmente el leninismo. El “ismo” en Marx nació en la época de Engels como timonel, en las revistas de partido dirigidas por los futuros centristas, revisionistas y socialistas de derecha, Kautsky, Bernstein; nació en la correspondencia de Engels con Bebel; nació en la Vulgata de los textos y prólogos de Engels y de las polémicas del propio Engels con fracciones, escuelas, críticos, socialistas de cátedra, populistas e incluso con el renacimiento del Materialismo vulgar a fines del siglo XIX. Hasta tal punto que la historiografía define esta fase “paulina” con la misma fecha, la periodización coincide con los doce años en que Engels desarrolló su actividad de editor, difusor y sistematizador de un pensamiento inacabado. La urgencia de la forma de la mediación entre teoría marxista y praxis, el Umsetzungsproblem,  subsumió el trabajo crítico de edición.

    La casa de Engels en la calle Regent Park 122 en el barrio de Primrose Hill, un barrio chic, se transformó en un centro de correspondencia mundial, encuentro de revolucionarios peregrinos y mesa redonda de política, en especial los domingos, con invitados rotativos y circunstanciales. Axelrod, fundador de la socialdemocracia rusa y futuro compinche de Lenin, recuerda “por aquel entonces Engels tenía más de setenta años. La fama que le rodeaba no había disminuido en lo más mínimo su sencilla cordialidad que le distinguía desde siempre… nos servía formidablemente… había pastel de carne, ponche, y también cerveza…”. August Bebel lo recuerda en 1895 como “un hombre atractivo, amable, que se mostraba partidario del lema de Martín Lutero, según el cual el vino, al mujer y el canto son los condimentos de la vida, no olvidándose con ello la seriedad de la vida… siempre alegre y de buen humor, poseía una sombrosa memoria para toda clase de pequeñas vivencias y situaciones cómicas en su agitada vida… Engels era también un buen bebedor, que comandaba una respetable bodega y se alegraba cuando sus invitados rendían honores a sus vinos”. La menchevique Vera Zasulich, traductora de Marx al ruso, le escribe a Plejánov (el padre del Marxismo ruso) su impresión: “Banquete de gala en casa de Friedrich Engels con motivo de su cumpleaños 70º. Un pavo del tamaño de un niño de dos años y medio. Para cada plato un bouquet y una tarjeta de mesa. Fue de lo más aburrido…”. Eleanor Marx, lo describe en una vignette familiar: “tiene barba, que adopta una extraña inclinación lateral y que ahora comienza a encanecer. Su cabello, por el contrario, se mantiene castaño y sin una sola cana… Pero si el aspecto externo de Engels es joven, él todavía lo es mucho más que su aspecto…”. El socialdemócrata ruso Alexei Mikhailovich Voden, aka “Alexis Nedow”, también describe como en su primera visita en 1893 “Engels le enseñó primeramente su enorme gato… y se sonrojó cuando le pregunté por los escritos juveniles, debiendo creer que yo me refería a sus primeros ensayos como poeta… Le expliqué la necesidad de publicar lo antes posible todos los escritos de Marx… se autopreguntó: ¿debería emplear el resto de su vida en publicar viejos manuscritos del trabajo publicista de 1840 o bien debería, después de publicado el tomo III de Das Kapital, editar los manuscritos sobre la historia de las teorías de la plusvalía?... Al día siguiente regresé, me entregó una lupa y permitió que leyera un manuscrito tras otro de puño y letra de Marx: ‘Sankt Max’; una versión más extensa de Kritik der hegelschen Rechtsphilosophie, y partes de la Deutsche Ideologie... la caligrafía me hizo comprender la desesperación de sus profesores de la época de Treveris”. Hasta un político conservador prusiano, el junker Helmuth von Gerlach, en viaje de estudios a Londres en 1894, reconocía muy a su pesar que “Engels me causó una impresión imborrable. Es un profundo pensador, al que le gusta recibir en la biblioteca, y en la conversación era un alegre renano… Con motivos de triunfos del movimiento obrero, me invitó con amigos londinenses a beber un barril de cerveza… Fue una velada muy divertida, y yo, que no era socialdemócrata, no tuve en ningún momento la impresión de ser un intruso. Engels resultó ser un anfitrión de tanta naturalidad y tan formidable, que cualquier persona tenía que sentirse a gusto en su compañía”. Gerlach calificaba a Engels como el “héroe” indiscutido de la Socialdemocracia internacional.[18] En otra ocasión, Jenny, una de las hijas de Marx, le hizo una vez una confesión, y cuando le tocó el turno a su idea de qué era la felicidad, Engels no dudó: vino “Chateau Margaux” cosecha 1848.

    En los dos prólogos a ambos tomos, Engels reconoce que no fue una tarea amena preparar la publicación de los manuscritos inéditos heredados de Marx. No lo fue porque el trabajo editorial debía forzar a que el producto final pareciera una obra coherente, articulada, sistemática, con una unidad en sí misma, y sin que el lector percibiera la mano oculta de su edición. Engels resume así los manuscritos de Marx: estilo desaliñado (nachlässiger Stil), expresiones y giros familiares (familiäre Ausdrücke), terminología técnica en idioma inglés y francés que Marx no manejaba muy bien (englische und franzözische technïsche Bezeichnungen); además de páginas enteras en inglés de las ideas bajo la misma forma en que las desarrollaban los autores que glosaba en la biblioteca, partes expuestas de manera pormenorizada, otras apenas insinuadas, materiales de hechos demostrativos o ilustrativos acopiados pero sin clasificar, sin ningún tipo de elaboración, frases inconexas entre los capítulos, comentarios de corrección, análisis inconclusos y, por último: el hecho conocido que la letra de Marx no pocas veces resulta ilegible hasta para él mismo o sus hijas.[19] El tomo tercero, que inicialmente para Engels sólo ofrecía dificultades técnicas (technische Schwiergkeiten), luego se presentó como un embrollo de difícil solución: Marx sólo había delineado un primer borrador, colmado de lagunas, digresiones, puntos secundarios sin lugar definitivo e ideas in statu nascendi. Engels lo relata con sus propias palabras: “…Mi trabajo comenzó dictando, para efectuar una copia legible, todo el manuscrito a partir del original, que a menudo resultó difícil de descifrar hasta para mí mismo, y esta tarea me quitó mucho tiempo. Sólo entonces pudo comenzar la redacción propiamente dicha. La he limitado a lo más imprescindible, conservando en la medida de lo posible el carácter del primer borrador toda vez que la claridad lo permitía…cada vez que mis alteraciones o agregados no son meras correcciones estilísticas o cuando he debido elaborar el material fáctico ofrecido por Marx…Todo el pasaje ha sido colocado entre corchetes y señalado con mis iniciales…Como no podía ser de otro modo en un primer bosquejo, se hallan en el manuscrito numerosas referencia a puntos que deben desarrollarse más adelante, sin que tales promesas se hayan cumplido en todos los casos…”.[20]  Se daba por satisfecho con haber “reproducido” los escritos con la mayor literalidad posible, intercalando proposiciones explicativas y nexos únicamente en los puntos indispensables. Pero Engels se contradecía a la vista del tomo III: primero aparentemente no conocía en detalle el estado real de los manuscritos de Marx, ya que en el “Vorwort” de 1885 (tan solo dos años después de la muerte de Marx) al tomo II de Das Kapital afirmaba que la preparación para la imprenta avanza rápido, que presentaba algunas dificultades técnicas en secciones importantes y poco más.[21] Una rápida revisión del trabajo editorial de Engels nos revela una faceta no-dialéctica: al avisar al lector que se ha preocupado por facilitar la “comprensión del texto”, las premisas metodológicas marxianas. La fundamental división (que incluso llega a ser formal, formell) entre Modo de Investigación (Forschungswiese) y Modo de Exposición (Darstellungswiese), que Marx presentaba no solo en la Einleitung de 1857 sino en el prólogo a la segunda edición de Das Kapital como el “Método dialéctico”[22] que evitaba toda construcción apriorística, queda ahora desechado sin más. Para Marx la Darstellung no consistía en un ensamblaje más o menos virtuoso, más o menos hábil de los resultados finales, sino que se trataba de exponer adecuada-críticamente el Movimiento real y efectivo (wirkliche Bewegung) del Capital. El proceso fundamental de “Accesibilidad” (Zugänglichkeit) a la clase obrera de los resultados científicos de la Kritik, que Marx destaca en el “Prólogo” a la edición francesa de 1872, como la consideración que debe prevalecer sobre cualquier otra, queda sofocada. El revolucionario Untersuchungsmethode (como le denomina el mismo Marx) que jamás se había aplicado a los problemas económicos, queda diluído y degradado bajo el pistón de la lectura comprensora media. La Dialektische Darstellungsmethode, como parte de la Kritik a la Economía Política, intentaba “reflejar idealmente” (spiegelt sich… ideell wider) la vida (siempre dialéctico-materialista) del objeto. Bajo la obsesión de que el lector medio alemán entendiera el argumento de manera clara y plástica, Engels comienza a decidir en el Nachlass qué es lo importante para ese lector imaginario. No se sabe qué material de Marx se encontraba ordenado según una adición investigativa y cual estaba ya presentado según el Darstellunsmethode. Estas contradicciones internas en el legado literario de Marx (que no existen en el Nachlass) reflejan y proyectan las propias contradictorias intenciones de Engels: por un lado, deseaba mantener el espiritu original de los manuscritos de Marx, su caracter auténtico pero provisorio y abierto; por el otro, se obligaba a lograr un texto más “escolar”, legible, comprensible políticamente. El producto final, como demostró Negt, fue una tarea de “deslinde” (Grenzbestimmungen), la aplicación de un método de demarcación, de cercamiento, fijando hitos positivos en pos de diferenciarla del ecleticismo interno y de las ideologías colindantes de la época. Y como podemos adivinar ambos objetivos se repelen mutuamente.[23] El Umsetzungsproblem es reconocido por Engels en el prólogo al tomo III de 1894: el incremento del movimiento socialista europeo y el paralelo surgimiento de radicalismos populares pseudocientíficos le impusieron “nuevas obligaciones” políticas que requerían su ayuda “con mucha mayor frecuencia” que en el aspecto teórico. Los “trabajos emergentes”, los entspringeden Arbeiten tácticos se presentaban para el Engels tardío como un “deber ineludible”, que requería eficacia inmediata y que se alejaban de toda Teoría en estado puro. Como señalo en una recensión del tomo I de Das Kapital,[24] Engels temía que el libro defraudará a muchos lectores obreros. No le faltaba razón: en los cuatro primeros años  a partir de la publicación del tomo I de Das Kapital  no se vendieron más de mil ejemplares. Engels resolvió que con los tomos sucesivos e inéditos no se produciría  esta problemática de la mediación fallida entre Kritik y revolución. La propuesta retórica fue una utopía comunicativa inconsciente: retrotraer al dialéctico Marx a una forma popular expositiva científica, a la aridez de la ortodoxia más pedagógica y al método de deslinde. La dialéctica entre idealidad y materialismo sería reemplazada por la comprensión escolar de leyes positivas del movimiento. El elemento precientífico en la ideología dominante en las clases obreras, en su conciencia-en-sí, sería superado no con más sino con menos dialéctica. Si comparamos el manuscrito original del Nachlass con la edición engelsiana[25] la sorpresa puede ser mayúscula: prácticamente cada folio del escrito de Marx tiene correcciones y modificaciones de Engels! Incluso en algunos solo sobrevive de la escritura marxiana primitiva un escueto párrafo. Por ejemplo, Engels modificó toda la estructura (¿protodialéctica?) del manuscrito original, incluyendo el título (que pasó de Gestaltungen des Gesamtprozesses –La formación del proceso en su conjunto- a Der Gesamtprozess der kapitalistischen Produktion -El proceso de producción capitalista en su conjunto-), además de subtítulos, encabezados, segmentación en capítulos. Por supuesto, las controversias en torno a Engels como ejecutor testamentario del legado del Marx desconocido se emparentan directamente con la contribución general de Engels no sólo a la divulgación y establecimiento de la herencia literaria sino de su contribución al mismo Marx (ismo) como tal.[26]

    Un debate paralelo a la difusión del Marx desconocido es sin lugar a dudas la relación activista-intelectual y afectiva entre los dos “violines”. El debate viene de lejos, pero se ha actualizado debido a justamente la posibilidad fáctica que existe a partir de la edición de los sucesivos MEGA’s (Obras Completas) de constatar documentalmente las diferencias y afinidades entre los dos amigos. No se trata de hagiografía o de psicoanalizar la novela familiar, sino de profundas implicaciones que socavan el mismo estatus científico del Comunismo y su propia validez y coherencia interna como “las condiciones de emancipación del proletariado”. Dada la propia historia interna del Marxismo, el rol de Engels como albacea testamentario, editor, leyenda viva y popularizador es absolutamente crucial para una satisfactoria comprensión de lo que se entendió por Marxismo durante un siglo. Es decir en este aspecto debemos cambiar al vieja óptica, inducida por la misma autointerpretación del “El General”, y analizar en cuanto al nacimiento y difusión del Marxismus a Engels en primer plano, y a Marx en un segundo.[27] Al morir Marx surgió inmediatamente la idea de unas obras completas, dada la carencia o la dificultad para encontrar sus escritos. En un año tan temprano como 1883, la socialdemocracia rusa reunida en el Congreso de Copenhague realizó un llamado al SPD alemán para iniciar una edición popular exhaustiva.[28] Un año más tarde, abril de 1884, el propio Engels le comenta la misma necesidad a Rudolf Mayer, hablando de una “Gesamtausgabe von Marxens zerstreuten Aufsätzen”, o sea, de una edición completa de todos los ensayos dispersos de Marx. En mayo de 1885 es Hermann Schülter, responsable del diario socialdemócrata suizo Sozialdemokrat, quién le propone a Engels un plan de editar un tomo de compilación de escritos de Marx, dentro de una futura serie titulada “Sozialdemokratische Bibliothek”.[29] La noble y gigantesca tarea le estaba reservada al joven estado bolchevique. Pero esa es otra historia…

    En los doce años que le sobrevivió a Marx, Engels además de trabajar como editor y co-autor, escribió un gran número de artículos y publicó dos libros de gran importancia, tanto positiva como negativa. Uno de ellos, Der Ursprung der Familie, des Privateigentums und des Staats. Im Anschluß an Lewis H. Morgans Forschungen de 1884 (“El origen de la Familia y el Estado”), paradójicamente aprovechó la riqueza del Nachlass, se basó en los propios manuscritos y notas críticas de Marx a las investigaciones del antropólogo Morgan; el segundo fue Ludwig Feuerbach und der Ausgang der klassischen deutschen Philosophie de 1886 (“Ludwig Feuerbach y el fin de la filosofía clásica alemana”), una serie de artículos contra el Neokantismo y el Materialismus vulgar como un intento de renacimiento de la dialéctica de Hegel. Aquí otra vez (una más) Engels interviene autoritariamente como editor invisible sin aclarar al lector: consideraba el fragmento sobre Feuerbach como el más sustancioso de aquellas ‘viejas cosas’ de Marx. Sintomático fue que el único fragmento juvenil marxiano que el Engels tardío dio a luz de la Deutsche Ideologie fue IF,[30] que ahora sabemos fue cuidadosamente “editado” en 1888 como apéndice a la edición de su artículo “Ludwig Feuerbach y el fin de la filosofía clásica alemana”.[31] Y el contexto no es casual: el Engels tardío se encuentra en medio de una situación histórica inédita, que le exige nuevas tareas dentro de su trabajo ya no de difusión, sino de polémica “defensa” del legado de Marx y de forzar su “sistematización” forzosa. El Marxismus como tal depende directamente del trabajo difusor-editorial del Engels tardío  e indirectamente de los textos del propio Marx. Durante un tiempo leeremos a Marx con las gafas de Engels.

    Sin embargo Engels nunca más pudo ocuparse ni de la biografía planeada sobre Marx (algunos esbozos los utilizó en el artículo histórico sobre la historia del Bund der Kommunisten y sobre la “Neue Reinische Zeitung”), ni de una historia sobre Irlanda, ni de concluir su Dialektik der Natur (recién publicada por Riazanov en la URSS en 1925), ni de un pamphlet sobre la teoría de la violencia. Un cáncer mortal, de esófago, comienza a invadirle. Estamos a principios de marzo de 1895. No se dio cuenta de su carácter incurable, viviendo esperanzado en una pronta recuperación. Lo malcuidaba Louise Kautsky, la esposa ya divorciada de Karl, quién vivía en su casa con su nuevo marido. Era intención de Engels dedicarse al cuarto volumen de Das Kapital, las teorías de la plusvalía (que mereció otro debate internacional), Theorien vom Mehrwert, finalmente editadas por Kautsky. Además dedicarse a los escritos juveniles de Marx, la correspondencia Marx-Lasalle (luego editadas por Franz Mehring en cuatro volúmenes), una Historia de la Internacional (también aprovechada por Mehring) y a la fallida biografía de homenaje su amigo. Planes que seguían en su mente durante la primavera de 1895, pocos días antes de su muerte. La Kravchinskaia, populista rusa, lo cuidó en algunas oportunidades: “Estuve al lado de Engels cuidándolo. Él se despertó, se alegró cuando me reconoció y comenzó a mostrarme todos los sillones en los que había estado sentado Karl Marx. También cartas de Marx, sus fotografías, así como alguna caricatura. Todo ello lo hizo Engels con enorme amor… Tenía una peligrosa enfermedad: padecía cáncer de laringe. Sin embargo, hasta último momento Engels se interesaba por todos los acontecimientos y escribía mucho. Todos sabían que la muerte estaba cerca… Vi que a Engels no se le dispensaban los cuidados necesarios.” Zasulich le escribe a sus compañeros en Rusia: “Engels, el pobre, se encuentra muy enfermo: algún pertinaz tumor en la garganta. Ya hace casi dos meses que no puede dormir. No habrá nadie capaz de sustituirle y alcanzar alguna vez esa confianza general que se le concede y que él ha sabido aprovechar tan sabiamente.” Su testamento lleva la fecha de 29 de julio de 1895 y de su considerable fortuna.[32] Se dividió su patrimonio en ocho partes iguales, las hijas (y los nietos huérfanos de Jenny) de Marx fueron ampliamente favorecidas. Louise Kautsky además de un pago en metálico, recibió los muebles de la casa de Engels. August Bebel y Paul Singer recibieron dinero para pagar sus campañas electorales para ser diputados del Reichstag, además fueron nombrados herederos de la biblioteca engelsiana (¡que incluía la biblioteca personal de Marx!), los derechos de autor de sus obras y toda la correspondencia (excepto la personal). El Nachlass literario de Marx y Engels fue dividido: la parte más “familar” fue entregada a Eleanor Marx y el resto entregado a los apoderados nombrados por el SPD, August Bebel y Eduard Bernstein, aunque originariamente había pensado que una de las personas más preparadas para leer y editar el Nachlass marxiano era Karl Kautsky. ¿Qué paso para que Engels no dejara a Kautsky, futuro papa del Marxismo de la IIº Internacional, a cargo del Nachlass marxiano? En 1899 Engels le había ofrecido a Kautsky enseñarle el método para descifrar la ilegible letra de Marx, pagándole 50 £ anuales durante dos años para realizar una copia del manuscrito del IV tomo de Das Kapital (alrededor de 750 páginas in octavo); Kautsky acepta la tarea declinando cobrar por el trabajo de lograr una copia limpia para imprenta. Tarea que Kautsky finalmente no pudo cumplir, Engels reconoce que no llegó a completar ni el 20% del manuscrito. El viejo Engels había confiado en que las personas más preparadas para continuar el trabajo crítico-revolucionario de Marx serían paradójicamente el futuro revisionista oportunista Eduard Bernstein y el futuro ideólogo del reformismo burgués de la SPD Karl Kautsky. Un error de cálculo de consecuencias incalculables. Finalmente el testamento tenía un punto familar: un retrato en óleo de su padre fue envíado a su hermano Hermann. El último domingo de su vida, o sea la víspera de su muerte, el lunes 5 de agosto, Engels, que ya no podía hablar, convoca a la hija de Marx, Tussy, y le comunica escribiendo en una pizarrita, que Frederick Demuth es hijo de Karl Marx con la fiel sirvienta Helene Demuth. Engels lo había reconocido como propio para salvaguardar el delicado equilibrio de la familia de su amigo. Tussy no lo puede creer y llora aferrada a Louise Kautsky. Engels sólo ingiere alimentos líquidos, necesita ayuda para vestirse y desnudarse, así como para acicalarse. Bebel se asombra de su gran estado de ánimo, y que ayudado por su pizarra, “hace los más alegres chistes”… Falleció con total tranquilidad a las once de la noche.

    Había expresado el “resuelto deseo” de que sus restos mortales fuesen incinerados y las cenizas lanzadas al mar lo antes posible. Esta determinación era no dejar ni una posibilidad de un “culto de héroes”, ni de futuras momificaciones. El primer violín accidental del Marxismo volvía al anonimato. Sus exequias debían ser estrictamente privadas y que sólo asistieran a ella su íntimo círculo personal y familiar. Al sencillo acto celebrado ante su cuerpo, en un salón velatorio de la Necropolis Company, cerca de la estación Westminster Bridge del South Western Railway, antes de ser trasladado al crematorio de Woking sólo asistieron unas ochentas personas. Pronunció unas palabras un sobrino de Engels; luego Samuel Moore en nombre de los amigos; August Bebel en nombre del partido alemán y austríaco; el yerno de Marx Lafargue por el francés; Vera Zasulich y Stepniak por la sección rusa; Valera por los italianos, Will Thorne de parte de la Socialist League. Solamente los Aveling (Eduard y Eleonor Marx), el sastre Lessner y Bernstein acompañaron las cenizas en el tren hasta Eastbourne, su lugar en la costa preferido y, en una barca alquilada, a unas cinco millas marítimas de Beachy Head, arrojaron la urna al mar. Según las biografías soviéticas, en un lugar cerca de Istborn. Era un día muy depresivo, plomizo y lluvioso. En el diario Manchester Guardian del 7 de gosto de apareció una noticia en sus memoriales y obituarios: “Federico Engels, el amigo de toda la vida de Carl Marx (sic) y la figura más visible en el movimiento socialista internacional desde la muerte de Marx, murió el lunes por la noche en su residencia en Londres.”

    Engels falleció dejando su misión inconclusa, que él mismo calificó irónicamente como de “mera selección” entre las diferentes versiones y diferentes redacciones trabajadas por Marx, sirviéndole de base siempre la última redacción disponible cronológicamente y cotejándolas con todas las anteriores. De esta manera finalizó la primera operación editorial sobre los manuscritos de Marx, realizada por aquel que siempre se consideró el “segundo violín”. Fue durante este trabajo de edición que polémicamente se constituyó el Marxismus como Doctrina, como corpus cientificista, lo que podría dar una hipótesis plausible de hasta qué punto y en qué medida tales presiones “políticas” externas influyeron sobre el propio trabajo editorial de Engels. Y si podemos hablar de “Marx-Engels” o de “Engels-Marx”… No todo lo que Engels quería que se leyera fue realmente leído, su misma insistencia en combatir una lectura simplificada de la obra de Marx y propia indica el éxito de las interpretaciones revisionistas, mecanicistas y vulgares. Hemos leído a Marx desde la perspectiva nerviosa del viejo Engels. Quizá el mejor epitafio fue el aviso que le hizo al ruso Voden en una de sus visitas: “preferiría que los militantes, rusos o no, acabaran por una vez de ir buscando citas de Marx y Engels, y que en lugar de ello pensaran tal como Marx hubiera pensado en su lugar. Afirmó que si la palabra marxiste tenía alguna razón de existir, éste era su único sentido”.



[1] Capítulo del libro Crónicas marxianas. Sobre Marx y el Marxismo, de próxima publicación.
[2] Como le definió August Bebel, en: „Redebei der Trauerfeier am Sorge von Friedrich Engels am 10 August, 1895“, en: Adler, Viktor: Briefwechsel mit August Bebel und Karl Kautsky; hrsg. von Friedrich Adler, Wiener Volksbuchhandlung, Viena, 1954, p. 184.
[3] Engels en carta al socialdemócrata rumano Ion Nãdejde, 4, enero, 1888; en: Karl Marx/ Friedrich Engels; Werke, Band 37, Dietz Verlag, Berlin (DDR), 1967, pp. 3-4.
[4] Como por ejemplo su rol de redactor-jefe en las sombras en el diario Sozialdemokrat o en la revista teórica de Kautsky Neue Zeit.
[5] Testimonio de Paul Lafargue: „Persönliche Erinnerungen an Friedrich Engels“, en: Mohr und General: Erinnerungen an Marx und Engels, Dietz Verlag, Berlin (DDR), 1965, p. 488.
[6] Karl Marx/ Friedrich Engels; Werke, Dietz Verlag, Berlin, Band 47, p. 16
[7] Se tratan de: “Marx y la Neue Reinische Zeitung” (1884) y “Contribución a la historia de la Liga de los Comunistas” (1885); a ello había que agregarles algunos prefacios y prólogos.
[8] Apareció en el semanario ilustrado Illustrated London News; véase: Siobhan Brown; The Rebel’s Guide to Eleanor Marx; Bookmark Publishing, London, 2015.
[9] Los testimonios de personas allegadas a Engels han sido tomados, salvo indicación contraria, de: AA.VV.: Reminiscences of Marx and Engels, Foreign Languages Publishing House, Moscow, 1957.
[10] Eleanor Marx: “Underground Russia,” Progress, August 1883, p. 106-110 and September 1883, pp. 172-176.
[11] „Terrible work“, en: carta a Lavrov, 5 de febrero de 1894, en: Karl Marx/ Friedrich Engels; Werke, Dietz Verlag, Berlin, Band 46, p. 28
[13] Carta a Sorge, 15 de marzo de 1883.
[14] Rappoport, Charles; Une vie révolutionnaire, 1883-1940: Les mémoires de Charles Rappoport, Harvey Goldberg, Georges Haupt, Marc Lagana eds., Editions MSH, Paris, 1991, pp. 144-145. En un rizo del destino, Rappoport, más tarde uno de los fundadores del PCF y crítico del Stalinismo, colaboraría como corresponsal en el trabajo de edición de las primeras obras completas de Marx y Engels (MEGA) llevadas a cabo por David Riazanov en los 1920’s. Remitimos al lector a nuestro trabajo sobre Riazanov, supra, p.
[15] En: Marx, Karl: Ouvres. Economie, Tomo II, NRF-Gallimard, París, 1968, p. XI y s.s. Es digno de mencionar que Rubel, último sobreviviente de la generación de marxistas autónomos o libertarios, amigo de Pannekoek y Korsch, hasta su muerte (1996) y desde 1965 intentó realizar una edición crítica completa de la opera omnia de Marx, en la famosa colección “Bibliothèque de la Pléiade” en la editorial Gallimard y un léxico terminológico marxiano en colaboración con Louis Janover. De la edición planeada han aparecido: Économie I (1965), Économie II (1968), Philosophie (1982) y Politique I (1994). La muerte lo sorprendió trabajando en el segundo volumen de Politique. A modo de ejemplo, Rubel publicó todos los manuscritos escritos por Marx del tomo II de Das Kapital (nada menos que ¡seis versiones distintas!) más la versión conocida de Engels de 1885.
[16] Hunt, Tristram: The Frock-Coated Communist. The Revolutionary Life of Friedrich Engels; Penguin Books, London, 2009.
[17] Por ejemplo en „Antwort an die Redaktion der ‚Sächsischen Arbeiter-Zeitung’“, en: Der Sozialdemokrat, Nr. 37 vom 13. September 1890, ahora en: Karl Marx/ Friedrich Engels: Werke, Band 22, Dietz Verlag, Berlin (DDR), 1963, pp. 68-70.
[18] Gerlach, Hellmut Von: Erinnerungen eines Junkers. Welt am Montag, Berlin 1924, pp. 97-99.
[19] Marx, Karl: Das Kapital, Band II, Ullstein, Frankfurt, 1985, p. 7  y s.s.
[20] Marx, Karl: Das Kapital, Band III, Ullstein, Frankfurt, 1985, p. 9.
[21] Marx, Karl: Das Kapital, Band II, Ullstein, Frankfurt, 1985, p. 10.
[22] Marx, Karl: Das Kapital, Band I, Ullstein, Frankfurt, 1985, pp. 11-12.
[23] Véase: Jungnickel, Jürgen/ Vollgraf, Carl-Erich: “Marx in Marx’s Worten? Zu Engels’ Edition des Hauptmanuskripts zum dritten Buch des ‘Kapitals’.”; en: MEGA-Studien 1994/2, Dietz Verlag, Berlin, 1995, pp. 3-55. Vollgraf fue el editor del volumen 4.2 de las nueva MEGA y Jungnickel es editor en el proyecto internacional de las nueva MEGA.
[24] „Dies Buch wird manchen Leser sehr enttäuschen“. Cfr.: Friedrich Engels: „Rezension des Ersten Bandes "Das Kapital" für die "Düsseldorfer Zeitung", en: "Düsseldorfer Zeitung" Nr. 316 vom 16. November 1867; ahora en: Karl Marx/Friedrich Engels: Werke, (Karl) Dietz Verlag, Berlin. Band 16, Berlin/DDR, 1962, pp. 216-218.
[25] Véase: Jungnickel, Jürgen: “Bemerkungen zu den von Engels vorgenommenen Veränderungen am Marxschen Manuskript zum dritten Band des ‘Kapitals.”; en: Beiträge zur Marx-Engels-Forschung Neue Folge: Studien zum Werk von Marx und Engels. Argument-Verlag, Hamburg, 1991, pp. 130-138.
[26] Al debate crítico de Engels como editor, en los últimos años se sumó las controversias sobre las raíces del revisionismo. La discusión, de vieja data, fue relanzada por el famoso libro de Lucio Coletti De Rousseau a Lenin, en el capítulo: “Bernstein y el marxismo de la Segunda Internacional”, traducido al español como: Ideología y Sociedad.  A partir de los años ’80 se conformó lo que algunos comentadores irónicamente llaman “the Anti-Engels faction” (C.J. Arthur) de parte de académicos del mundo anglosajón; véase: Norman Levine: The Tragic deception: Marx contra Engels, Clio, Oxford, 1975; y Dialogue within the Dialectic; Allen & Unwin, London, 1984. Más interesante es la controversía sobre las diferentes ediciones de Das Kapital, sucesivas y en distintos idiomas, llevadas a cabo por Marx en vida y por Engels como ejecutor del legado literario. La mayoría se centra en las diferencias con la edición francesa de Roy.
[27]  En este aspecto existe una amplia bibliografía de notable importancia, en especial entre los “scholars” académicos del mundo anglo-sajón, que sin dudas se inicia con el pionero tanteo de Alvin W. Gouldner, Los dos marxismos. Se debe evitar la “Engelsphobia” de algunos comentaristas, por ejemplo la de Norman Levine, The Tragic Deception…, op. cit. y Dialogue…, op. cit., o el malentendido increíble de un texto que creó toda una “escuela”: L. Colletti, op. cit, una brillante exégesis textual que achaca el revisionismo al famoso texto de Engels de 1895. Ver: C.J. Arthur, “Value, labour and negativity”, Capital & Class 15-39 no. 73 (Spring 2001): p. 15-39; “Engels as interpreter of Marx’s economics”, en: Engels Today: A Centenary Appreciation , ed. Arthur, C.J.; Macmillan/ St. Martin's, London, 1996; T. Carver; op. cit.; y además: “’Marx-and Engels' Outlines of a critique of political economy” in History of Political Thought, Vol.IV, No. 2: 357-65, 1983; G. Claeys, “'Engels' Outline of a critique of political economy (1843) and the Origins of the Marxist critique of capitalism” en: History of Political Economy, Vol.16, No.2, 1984; J. D. Hunley, The Life and the Thought of F. Engels: A Reinterpretation, 1991; S. H. Rigby, Engels and the formation of marxism, 1992; C. Smith, “Friedrich Engels and Marx's critique of political economy”, Capital & Class 62 (Summer 1997): pp. 123-142. 
[28]  Firmada por Plejanov, Axelrod y Zasulich en marzo de 1883. Aquí los datos son del propio David Riazanov: “Vorwort zur Gesamtausgabe (MEGA)”, en: MEGA, Band 1, Frankfurt/ Main, 1927, p. IX-XXVII.
[29] Schülter (1851-1919) le escribe a Engels solicitándole ayuda y apoyo. Las obras escogidas parecerían en el proyecto de difusión “Sozialdemokratischen Bibliothek” En esos momentos el General se encontraba trabajando en los manuscritos de Das Kapital. Engels colaborará con él en el libro sobre el movimiento obrero inglés: Die Chartistenbewegung in England. Mit Anlangen: a) Rede von Jos. Rayner Stephens, gehalten am. 10 Februar 1839 (…), b) Beschlüsse der Chartisten-Konferenz vom April 1851, Sozialdemokratische Bibliothek, 16, Hottingen-Zürich, 1887. La colaboración es analizada por: R. Merkel-Melis, “Engel’s Mitarbeiter an Hermann Schülters Broschüre ‘Die Chartistenbewegung in England’”, en: MEGA-Studien, 1995/1, Dietz Verlag, Berlin, 1995, pp. 5-32. Sobre la difusion del Marxismo y la emigración alemana en Suiza, y especialmente el papel de Schülter: F. Schaaf, “Die ‘Sozialdemokratische Bibliothek’ der Schweizerischen Volksbuchhandlung in Hottingen-Zürich u. der German Cooperative Printing and Publishing Co. in London”, en: Marxismus und deutsche Arbeiterbewegung. Studien zur sozialistischen Bewegung im letzten Drittel des 19. Jahrhunderts, hrs.. von H. Bartel, H. Hesselbarth, W. Schöder, Dietz Verlag, Berlin, 1970, p.p. 431-484.
[30] Marx, Karl; “Thesen über Feuerbach”, en: Marx, Karl/ Engels, Friedrich; Werke, Band 3, Dietz Verlag, Berlin/DDR, 1969, p. 533 y ss..
[31] Engels, Friedrich: “Ludwig Feuerbach und der Ausgang der klassischen deutschen Philosophie”; en: Marx, Karl/ Engels, Friedrich; Werke, Band 21, Dietz Verlag, Berlin/DDR, 1975, pp. 263/264; en español: Ludwig Feuerbach y el fin d ela Filosofía clásica alemana. Notas al Ludwig Feuerbach, Cuadernos de Pasado y Presente 59, Córdoba (Argentina), 1975; por eso puede hablarse hoy de dos textos sobre Feuerbach, el original de Marx y el editado en 1888 por Engels. Véase: Terrell Carver/ Daniel Blank: Marx and Engels's "German ideology" Manuscripts. Presentation and Analysis of the "Feuerbach chapter"; Palgrave Macmillan, London/ New York, 2014.
[32] Alrededor de 30.000 libras de la época, producto de inversiones inteligentes realizadas con el capital obtenido de su salida de la empresa familiar Ermen&Engels en 1869, que le permitieron vivir de manera holgada a él y a la familia Marx durante 26 años; véase: William Otto Henderson: The Life of Friedrich Engels, Volume II, Routledge, London-New York, 1976, pp. 728-729.