martes, febrero 28, 2012

"Engels&Marx: la idea comunista" (II)


 
Karl Marx, por Levine (NYRB, 1969)
Por Nicolás González Varela




“Para superar la idea de propiedad privada,
basta y sobra con pensar el Comunismo.
Para superar la propiedad privada
en la realidad, hace falta una acción comunista real.”
(Karl Marx, 1844)

“El Comunismo…  son las condiciones
de emancipación del proletariado.”
(Friedrich Engels, 1847)



“El Comunismo (como) superación (Aufhebung) positiva de la propiedad privada, es la expresión positiva de la propiedad privada abolida (aufgehobenen Privateigentums)… el Comunismo como real apropiación (Aneignung) de la Esencia (Wesen) humana… el Comunismo como Humanismo (Humanismus) y, simultáneamente, como Naturalismo (Naturalismus)… el Comunismo como Humanismo positivo (positiv Humanismus)”, en estas variables fórmulas entendía Karl Marx entre 1843 y 1844 su idea de Kommunismus. Existe una convención con bastante linaje académico que sostiene que Marx devino comunista auténtico durante su estadía en París (1844-1845), “la etapa más importante de sus años de aprendizaje y peregrinación” según Mehring, y que su conversión desde el liberalismo de izquierdas se anunció en el texto de introducción de su Kritik a la filosofía política de Hegel, o sea hacia febrero de 1844.[1] Recordemos brevemente que Mehring se refiere a la “Zur Kritik der Hegelschen Rechtsphilosophie. Einleitung”,[2] y no a la fundamental y completa pero inédita “Zur Kritik der Hegelschen Rechtsphilosophie. Kritik des Hegelschen Staatsrechts” de 1843,[3] publicada en la revista Deutsch-Französische Jahrbücher editada en París.[4] En el artículo, pensado como introducción a su trabajo crítico sobre la filosofía política de Hegel, Marx no menciona el término Communismus en ningún momento, aunque reconoce como central el sujeto y la forma de su emancipación: ya no una mera revolución política, ahí estaban sus diferencias con el liberalismo de Bauer o de republicanos como Ruge, sino una revulsión social cuya base material (materiellen Grundlage), cuyo elemento pasivo (passiven Elementes) es una clase de la sociedad civil burguesa con cadenas radicales pero al miso tiempo universales: el proletariado.[5] Podemos forzar la exégesis afirmando que Marx entiende que detrás de este reconocimiento de la centralidad política del proletariado se esconde la idea que el Comunismo puede definirse como la negación de la propiedad privada (Negation des Privateigentums), aplicando la máxima spinoziana, luego retomada por Hegel (que decía que era de “importancia infinita”), de determinatio est negatio.[6] Un principio que Marx nunca abandonará y que cruzará como un hilo de Ariadna todos sus textos: en el primer tomo de la segunda edición de Das Kapital, en la sección VII, “El proceso de acumulación del Capital”, recuerda una vez más la feliz fórmula spinoziana-fichteana-hegeliana criticando la metodología escolar y torpe de la Economía Política vulgar bourgeois: “Estos señores (Senior, Cazenove, Stuart Mill) harían bien en meditar alguna vez acerca de la tesis de Spinoza: Determinatio est negatio.”[7] El Comunismo moderno puede ser explicado en términos filosóficos por Marx como una oposición reflectiva, tal como lo entendía no sólo Hegel, sino el mismo Fichte, muy valorado por los jóvenes hegelianos.[8] La idea de que, por un lado, la relación del Yo consigo mismo y la Identidad y, por otro lado, la relación del Yo con lo otro y la Negación, se aclaren recíprocamente (no puede entenderse la Identidad y la Negación independientemente de la relación Subjekt-Subjekt y de la relación Subjekt-Objekt), proviene de Fichte. Por supuesto que Hegel adopta el concepto fichtiano de Autoconciencia para la primera figura de la Conciencia y el primer paso hacia el saber. Comunismo es re-flexio, reflexión (por oposición) y determinación negativa desde el propio estado de la clase obrera y los presupuestos de la sociedad civil capitalista; el Comunismo es al mismo tiempo una intelección (racional) y una subjetividad concreta, por lo que, parafraseando a Fichte, para el joven Marx vale aquello de es “sólo a través de la Oposición resulta es posible obtener una conciencia específica y clara de lo que sea.”[9]

En el mismo número de la revista donde apareció su Einleitung a la crítica de la filosofía política hegeliana (aunque ni Mehring ni Althusser lo tomen en cuenta) Marx sí habla concretamente de la idea comunista de manera polémica: en una ficticia sección denominada “Ein Breifwechsel von 1843” (Intercambio de correspondencia en 1843), escribe que “tenemos que actuar sobre el presente, a través de la crítica radical de todo lo existente (die rücktsichtlose Kritik alles Bestehenden)… esta es la razón por la que nosotros no tendríamos que alzar ninguna bandera dogmática. Todo lo contrario. Tenemos que intentar acudir en ayuda de los dogmáticos, a fin de que se aclaren a sí mismos sus propios principios. Así, sobre todo, el Comunismo (Communismus) es una abstracción dogmática (dogmatische Abstraction), con lo cual me refiero no a cualquier presunto y eventual Comunismo, sino más bien al Comunismo realmente existente (wirklich existirenden Communismus), tal y como lo profesan Cabet, Dézamy, Weitling, etc. Dicho Comunismo no es más que una particular manifestación del principio humanista (humanistische Princips) contaminado por su opuesto, el elemento privado. Abolición de la propiedad privada y Comunismo no son en absoluto idénticos, y no por casualidad, sino necesariamente, el Comunismo ha acabado enfrentándose con otras doctrinas socialistas, como las de Fourier, Proudhon, etc. precisamente porque dicho Comunismo no era sino una particular puesta en práctica, unilateral, del principio socialista.”[10] Marx entiende que la idea comunista nada tiene que ver con su aplicación o traducción en la práctica teórica, con el Comunismo realmente existente, que no puede hacer un signo de igualdad entre las dos dimensiones (idea-empioria): la historia de la idea comunista es una genealogía discontínua entre teoría y praxis; en segundo lugar, tanto el Protosocialismo como el Comunismo práctico no cumplen la universalidad y la omnilateralidad de una universelle Klasse, de su elemento material pasivo, ya que no abarcan todas las facetas, necesidades e intereses de la sociedad: cristalizan momentos unilaterales de la crítica a lo realmente existente. En este punto es evidente que el joven Marx ya ha tomado la polémica diferenciación entre Communismus y lo que llama el Principio socialista (socialistische Princip), es más: aclara que el Comunismo histórico (tal como existía en 1843), por su unilateralidad, “necesariamente” se enfrenta al Socialismo, por eso aclara que “todo el principio socialista… no es más que uno de los aspectos concernientes a la realidad, de la auténtica esencia humana”. La paradoja es que el Comunismo práctico, el efectivamente existente, no la propia idea comunista, es en realidad una puesta en práctica del ya superado en la práctica (históricamente) Principio socialista. La idea comunista, sigue Marx, debería ocuparse de todos los aspectos de la existencia teórica (theoretische Existenz) del Hombre, es decir: Religión, Política, Ciencia, etc. y no de momentos unilaterales o ser contaminada mecánicamente por su opuesto (propiedad privada), y de nada vale contraponer un sistema (Marx menciona como paradigma a Voyage en Icarie de Cabet) a los intereses y necesidades reales, materiales e históricos de la masa. En el mismo número, en un artículo titulado “Panorama de los periódicos alemanes. Diario apógrafo de Ferdinand Coelestin Bernays”,[11] Marx, que compone con su pluma los últimos cuatro apartados, vuelve en tono satírico sobre el Comunismo en Alemania bajo el título de “Der Communismus deutsch” (El Comunismo a la alemana) y “Der Communismus des Schwanenordens und des berliner Hofluxus” (El Comunismo de la Orden del Cisne y el lujo de la corte berlinesa).[12] En ellos, haciéndose eco de las críticas anteriores, se mofa de la pretensión de los círculos filosóficos que el Comunismo y el Socialismo sean “robustos hijos del Espíritu alemán”, y de la banalización&vulgarización ideológica de la idea comunista en los salones literarios y en la corte prusiana de Berlín. Es claro que entre 1842 y 1843 Marx tienen un interés especial por la idea comunista en cuanto crítica de todo dogmatismo, y que diferencia los comunismos terrenales, los intentos históricos de traducción de la teoría a la praxis, como fallidos por su unilateralidad o su hipoteca ideológica con el principio socialista.

¿Marx se encontró con el Comunismo a lo largo de los años 1842-1843? No está del todo clara para la marxología oficial. Y no se trata nada más de los viejos biógrafos y hagiógrafos de Marx de la pútrida Socialdemocracia alemana que tanto odiaba Althusser y el Marxisme francés in toto.[13] En una vuelta de tuerca, tanto él mismo como sus discípulos y continuadores académicos afirman que incluso la aparición de la idea comunista, que Althusser define como la genèse dramatique de la pensée de Marx, fue más adelante, en el 1845. Es el momento en el cual surgen las “obras de la ruptura epistemológica”, cuando el futuro Marxismo-Leninismo da sus primero pasos científicos, como se señala equivocadamente en el Dictionnaire du Marxisme: “No será hasta la gestación de ‘La ideología alemana’, que Marx utilice el término Comunismo en tanto temática de la revolución social de una sociedad”, que antes de 1845 utilizaba en cambio el término Socialismo, y que entre 1842 y 1845, Marx utiliza ‘Comunismo’ para identificar ciertas doctrinas utopistas, como las de Cabet o la de Weitling, tanto como al movimiento de crítica teórica y práctica de la sociedad existente.”[14] Althusser mismo afirma que que entre los años 1842-1845 no puede hablarse en Marx de una idea comunista, aunque vimos que en el Marx histórico si aparece con frecuencia, tamndo de manera positiva ocmo polémica. Althusser encontrará, en cambio, no un Comunismo in nuce, sino la presencia de un cartesiano “Racionalismo comunitario”(sic). Es paradójico que Althusser aunque pretende ser el abanderado del Marxisme-Lenisme, que pretendía oponer tanto a la historiografía reformista del Marxismo “humanista” de la IIº Internacional como a Sartre desde la pureza científica, en realidad repite y profundiza su error en la exégesis de Engels y Marx. Precisamente un filósofo marxista heterodoxo llamado Karl Korsch, tomando los mismos textos juveniles de Marx que Althusser había colocado en el Index condenatorio del M-L, realiza una operación exegética crítica e inversa, que generó, junto con Lukács, lo que se conoce como el Marxismo occidental. Korsch también tuvo la oportunidad de conocer el Nachlass inédito de Marx gracias al trabajo de difusión editorial de Riazanov desde el IME en Moscú en los años 1920’s y con este punto de partida documental valioso rompe la heterodoxia sobre la idea comunista en Marx, llegando a afirmar que ya existía un Comunismo latente, inconsciente, un materialismo revolucionario (revolutionary Materialist), aunque con un ropaje basado en la jerga hegeliana, no en 1845, ni siquiera en 1843, sino ya en el Marx periodista de la Rheinische Zeitung de1842.[15]

Si hay un filósofo marxista que nunca subestimó al joven Marx, todo lo contrario, ese es el húngaro Georg Lukács. Lukács pudo consultar in situ, en lo que llamaba en sus memorias un “golpe de la suerte”, los escritos inéditos de Engels y Marx, su valioso e inédito Nachlass, en el IME dirigido por Riazanov en 1930, y reconocía su enorme valor no sólo meramente filológico sino político-filosófico: “Desde la publicación de los escritos juveniles de Marx por el Instituto Marx-Engels-Lenin de Moscú ha sido visible su camino evolutivo por lo menos en sus rasgos fundamentales. Se nos presenta hoy mucho más clara y completa la fisonomía espiritual del joven Marx, de lo que había sido posible en la edición póstuma de Franz Mehring.”[16] Curiosamente no habla de Comunismo en esta época temprana de Engels y Marx, sino de un pasaje acelerado de la “Democracia revolucionaria al Socialismo proletario”.[17] Para Lukács “el joven Marx cae hacia 1843 en una crisis teórica, de la que surge después, en tiempo desconcertantemente breve, el Socialismo científico, junto con su fundamento de cosmovisión, el Materialismo dialéctico e histórico”. Además señala que las características que Marx critica en los hegelianos radicales de izquierda, es que “tengan predilección a coquetear frívolamente con el Comunismo, introduciendo clandestinamente frases comunistas en críticas de teatro, etc.”, y que la primera fundamentación de la idea comunista aparece en los Manuscritos… de 1844, aunque sigue sosteniendo que son meros ejercicios preparatorios de “aquella madura y clásica elaboración del Materialismo Histórico” que poco después se dará en la Die deutsche Ideologie de 1845 y en el anti-Proudhon, la Miseria de la Filosofía de 1847.

¿Engels llegó de la misma manera a la idea comunista? Engels por esta época también coincidirá, de manera increíble, con el joven Marx en muchas de sus posiciones teóricas y prácticas, afirmando que “el crecimiento del Comunismo ha sido saludado por la mayoría de los espíritus eminentes de Francia: Pierre Leroux, el metafísico, George Sand, la valiente defensora de los derechos de la Mujer, el abate de Lamennais, autor de Las palabras de un creyente, y otros muchos, se muestran más o menos afectos a las doctrinas comunistas. Pero el escritor más notable en este respecto es Proudhon, hombre joven, que hace dos o tres años publicó su obra titulada ¿Qué es la propiedad?, pregunta a la que responde: ‘la proprieté c’est le vol’ (la propiedad es el robo). Es ésta, la obra más filosófica en lengua francesa escrita por un comunista…”[18] El joven Engels ha llegado a la idea comunista a través de un camino de alguna manera inverso y más lineal que el de Marx: su pasaje ha sido de la vivencia íntima de la miseria social en su natal Wuppertal y en Reino Unido (Manchester), a integrarse en la denuncia periodística a través de los jóvenes hegelianos, para arribar a la idea comunista gracias a los socialistas verdaderos y al influjo del “rabino rojo” Moritz Hess. No hay, como en el angustioso derrotero de Marx, momento monárquico constitucional, ni etapa liberal en la maduración intelectual de Engels. En el mismo artículo, Engels llama la idea comunista un sistema, System, y relaciona su búsqueda con la aparición de la cuestión social, con el surgimiento de un movimiento desde abajo de reforma social y la tímida consolidación de un partido reformista (Partei von Sozialreformern). Weitling es calificado como fundador del Comunismo alemán (deutschen Kommunismus), el primero que intenta la construcción de einem geschlossenen System des Kommunismus, de un sistema coherente de Comunismo, e incluso en sus limitaciones y tosquedades teóricas, para Engels habría sido superior a lo que divulgaban en la época “la mayoría de las revistas comunistas francesas, mejor incluso que el Populaire del padre Cabet.” Lo que es más importante: Weitling también intenta traducir el Kommunismus en una forma de organización, dar una respuesta organizativa a la idea comunista, primero organizando un núcleo comunista centralizado y luego “comenzó a organizar un partido… bajo el nombre de ‘sociedades corales’ (Gesangvereine), fueron créandose agrupaciones en las que se discutía la nueva configuración de la sociedad.” Pero, señala Engels, aparte de este partido práctico popular (volkstümliche Partei) e ideológicamente confuso de Weitling, existe en Alemania otro partido que aboga por la idea comunista: “es un partido filosófico; nada tiene que ver en cuanto a su origen  con los comunistas franceses ni con los ingleses y ha brotado de la Filosofía… Kant inició  esta revolución, al derrocar el viejo sistema metafísico  de Leibniz, implantado a fines del siglo XVIII… Fichte y Schelling acometieron las obras del nuevo edificio y Hegel se encargo de darle el remate final al nuevo sistema.” El peculiar philosophische Partei que portaba la idea comunista in nuce, in pectore en Alemania es para Engels el amplio movimiento inspirado en Hegel, el Hegelianismus, pero en especial el ala radical de los jóvenes hegelianos, que tienen como partida de nacimiento el libro La vida de Jesús de David F. Strauss (al que no por casualidad le dedicó todo un libro crítico el reaccionario Nietzsche).[19] ¿Strauss como gérmen de la idea comunista? Si la idea comunista implica un momento negativo, una afirmación en la negación, el martillo de la crítica radical, se cumple aquella afirmación de Marx que la “Crítica a la Religión es la condición necesaria de toda Crítica”. Como Spinoza como antecedente evidente, Strauss exhibía crudamente y con gran erudición que las narraciones evangélicas eran tan contradictorias en sí mismas, que no existían los menores motivos lógicos o racionales para considerarlas historias verídicas: los Evangelios son el resultado de la conciencia mistificadora del Geist des Volkes de la primitiva comunidad cristiana. Con una extraordinaria simplificación radical del método, Strauss anunciaba que toda verdadera Kritik de los Dogmas “consiste en su historia”. La cuestión de una nueva hermeneútica cristológica (Christologie), otro tema muy spinoziano, que Strauss afirmaba que debía desarrollarse con una filología científica y materialista, desembocaba en demostrar la presencia de mitos (Mythus) en el alma misma de la dogmática de los Evangelios. Strauss además afirmaba que el contenido de verdad de la Religión y de la Filosofía eran idénticos, pero se diferenciaban en la forma: para la Filosofía es concepto, para la religión es la representación sensible y sentimental. Hegel, en sus Vorselungen über die Philosophie der Religion, para justificar al Cristianismo desde una perspectiva filosófica, había otorgado a los Dogmas un sentido metafísico y transformado a Cristo en un Dios impersonal (encarnación del WeltGeist).[20] Se identificaba sin más, descuidando el contenido positivo (era banal la realidad histórica-textual de los Evangelios), el pensamiento con la fe. Este punto de vista fundamental es el que critica Strauss: no se pueden metamorfosear los Dogmas en conceptos filosóficos sin alterar a su vez el contenido mismo de la fe. Los relatos bíblicos no eran símbolos filosóficos (Hegel), sino meros mitos que traducían las pulsiones históricas de un pueblo determinado: el judío. Igual había procedido Spinoza. Además recogiendo la idea hegeliana de un Dios impersonal, Strauss demostraba que Cristo no tenía, como individualidad, ninguna realidad histórica y que lejos de ser una revelación total de la Idea divina, no constituía más que un momento, ya que no un hombre sino tan sólo la Humanidad entera puede dar, en el curso de su desarrollo y progreso, una imagen completa de Dios. La Verdad, entonces, puede unificarse en una “Sustancia” como unidad y logro de la síntesis necesaria entre la Naturaleza Humana y la Divina. Strauss, como Spinoza, negaba los milagros o el mandato divino de cualquier iglesia organizada afirmando que “mi tarea es investigar las razones internas de la veracidad, en relación con cada pormenor narrado en los ‘Evangelios’ y probar la probabilidad e improbabilidad de que fueran producto de testigos oculares o de escritores informados de manera competente.” Los Evangelios son meros philosophische Mythen y las conclusiones que se derivaban de este resultado de la crítica eran radicales, convincentes y claros. Strauss comenzaba hablando del Génesis para concluir en la coronación de Hegel.  Otro colorario importante de la crítica de Strauss era la Filosofía de la Historia que emanaba como residuo final del trabajo de zapa exegético: básicamente era una variante idealista del optimismo evolucionista del Geist hegeliano. El significado de la Historia se revela en la sucesión de acontecimientos empíricos que, a lo largo de acumulaciones, produce un salto cualitativo hacia la meta final de la Humanidad: la Auto-Conciencia (Selbstbewusstsein), como decía Hegel el punto más alto que puede alcanzar la propia filosofía especulativa. Aunque muy cercano a Hegel, Strauss dejará como conclusión que la Historia es una crónica de la conquista por el Geist humano de un material inerte y que se resiste a ser trabajado (la idea hegeliana de trabajo), humanizando cada vez más niveles extensos de la vida social; la única explicación valedera y adecuada en la que este proceso se lleva a cabo en un momento particular, sólo puede ser comprendida dentro del Sistema como un todo, en la Sustancia universal. La otra radical conclusión era que si existe un agente efectivo sobre el desarrollo de la Historia, no es otro que la Comunidad (Gemeinschaft). Los individuos, sin ser plenamente conscientes, son meros portadores de las ideas históricas y sus intereses egoístas y subjetivos se anulan en una suma cero en las armonías sucesivas del desarrollo de la sociedad.[21] La Crítica a la Religión, además de ser la condición necesaria de toda Crítica, era el presupuesto a la idea comunsita en la Alemania de la época.

La descomposición del Hegelianismo se acelera en el mismo momento en que Engels y Marx se convierten en Jungerhegelianer. Suscribirse mecánicamente a la ecuación “Crítica de los Evangelios=Crítica progresista-liberal”  es erróneo, ya que la Kritik a los Dogmas religiosos es consustancial al Protestantismo más conservador de lengua alemana a lo largo de los siglos XVIII-XIX.[22] Recordemos que David Friedrich Strauss no encontró la menor aprobación por parte de los hegelianos berlineses, incluso Marx no fue deslumbrado por la aparente novedad de su crítica hermeneútica a la Cristología, ya que en realidad retomaba el trabajo que ya había realizado con más profundidad y radicalidad dos siglos antes Spinoza. Marx, a través de su estudio detallado de Spinoza[23], ya estaba pertrechado para iniciar una crítica a Hegel in toto, aunque Strauss le demostró la potencia subyacente a un uso crítico de la filosofía hegeliana. Pero incluso desde la crítica textual de las fuentes de los Dogmas, Strauss estaba por detrás de Spinoza.[24] En suma: el joven Marx estaba más allá de Strauss antes de conocer a Strauss, pero no era el caso de Engels. Por ejemplo la inicial fascinación de Engels por el libro, al que calificaba de obra panteísta “irrefutable”, explica que lo coloque como un antecedente importante en el surgimiento de la idea comunista. Hasta bien entrado 1844, Engels no desperdició ninguna ocasión para manifestar su adhesión y admiración por Strauss. Sus primeras cartas desbordan de elogios de alto vuelo, en una carta a su amigo W. Graeber de octubre de 1839 escribe: “He jurado fidelidad al pabellón de D. F. Strauss y me he convertido en un ‘Mitólogo’ de primera categoría. Te digo que Strauss es un tipo estupendo (herrliche Kerl) y un genio (Genie), y su sutilidad no pueden compararse con nadie.” [25] Incluso en 1886 el viejo Engels seguiría recordando que “en aquellos tiempos, la Política era una materia espinosa; por eso los tiros principales se dirigían contra la Religión; si bien es cierto que esa lucha era también, indirectamente, sobre todo desde 1840, una batalla política. El primer impulso lo había dado Strauss, en 1835, precisamente con su Vida de Jesús.” Engels incluía a Strauss en una línea de ruptura político-filosófica que permitió el surgimiento de la idea comunista junto a Bruno Bauer, Feuerbach y Gans. Debemos aclarar que la distinción “izquierda” y “derecha” en el Hegelianismo sólo puede comprenderse en el interior de la propia escuela, pues ésta como totalidad se sitúa por completo a la izquierda, tanto respecto a la ortodoxia religiosa como al absolutismo monárquico como a la tradición reaccionaria de Prusia. La reflexión filosófica del DoktorKlub puede entenderse como un conato de respuesta a la crisis de un Ancien Régime con un estado teocrático, de una sociedad dividida en obsoletos estamentos (Stände) y el esfuerzo por reconstruir racionalmente una nueva relación entre individuo y estado. En este aspecto Hook señala que intentaban “actualizar las formas políticas del estado prusiano de acuerdo con las relaciones sociales alteradas del período post-napoleónico… los primeros tiros entre la burguesía liberal y su propio proletariado por un lado, contra el ejército tremendo de señores semifeudales, monarcas absolutos de Alemania y Austria, contra la oficialidad burocrática y una iglesia reaccionaria, por el otro, se cruzaron en el campo de la filosofía y la religión.”[26] En el aspecto más interno de los Junghegelianer, como comunidad intelectual o escuela de pensamiento, también había comenzado su propia descomposición interna, es decir: ya está en proceso la consolidación del terreno que hará posible la creación de una izquierda filosófica, esencialmente antihegeliana, antecedente del Marxismo. De tal manera que Krisis/Kritik en el post-Hegelianismo son no opuestos sino momentos indisolubles en la misma reflexión político-filosófica. La crítica será una práctica de la crisis.

Como dijimos Junghegelianer, el ala liberal, enfrentados a los “Viejoshegelianos”, el ala conservadora, una distinción que se definía no tanto por el dato generacional, sino en su relación con la cuestión religiosa, ya sea crítica o dogmática, y todo el Hegelianismo utilizará esta distinción político-filosófica para diferenciarse en su lectura e interpretación de las Sagradas Escrituras. La definición generacional dio paso a una más filosófico-política, la misma que se derivó del Parlamento francés: una Derecha (que aplicaba la historia evangélica como auténtica: Göschel, Gabler y durante un tiempo el mismo Bruno Bauer); un Centro que intentaba compatibilizar las posiciones de los extremos (Rosenkranz, Schaller, Conradi, Michelet); finalmente la izquierda (Strauss, más tarde Bruno Bauer, Ruge y el propio Marx). El propio David Friedrich Strauss fue quién por primera vez describió esta división interna del Hegelianismus: “A la pregunta de si la historia evangélica está contenida , y con qué amplitud, como Historia en la Idea de la Naturaleza Divina y Humana, pueden darse tres respuestas: a saber, que, a partir de este concepto, puede deducirse de la Idea, como Historia, el conjunto narrativo evangélico, o sólo una parte de él, o, por último, ni el conjunto ni siquiera una parte. Si estas tres respuestas o direcciones estuvieran representadas cada una de ellas por una rama de la Escuela Hegeliana, podríamos seguir el ejemplo tradicional y denominar a la primera dirección la ‘Derecha’, como la más próxima al antiguo sistema, a la tercera la ‘Izquierda’, y a la segunda el ‘Centro’”.[27] La existencia misma de un vago Zentrum en la ideología neohegeliana demostraba que las divisiones no estaban muy claras; por ejemplo, el teólogo Bruno Bauer (de gran influencia en Marx durante un tiempo), que había sido designado para escribir la crítica “oficial” de los hegelianos de derecha contra Strauss, era al mismo tiempo el líder de los ataques a la ortodoxia desde la izquierda.[28] O el mismo Eduard Gans, a quién Strauss mismo consideraba perteneciente a la derecha, era un liberal radical y saintsimonista declarado. El mismo Strauss, que se autoincluía en el ala izquierda, se transformó, en la revolución de 1848, en un perfecto conservador. Lo cierto es que hasta el momento anterior a la publicación del libro de Strauss, filosofía hegeliana y religión habían convivido en un armonioso matrimonio. La idea comunista en sus inicios tanto en Engels como en Marx nace irremediablemente unida a la lógica de la Kritik de la Religión.


Notas: 
[1] Tesis lanzada por el historiador clásico de la socialdemocracia alemana Franz Mehring: Karl Marx. Geschichte seines Lebens; Leipziger Buchdruckerei, Leipzig 1918; también seguida por marxistas como Auguste Cornu o el liberal Isaiah Berlin.
[2] Marx, Karl; “Zur Kritik der Hegelschen Rechtsphilosophie. Einleitung”, en: Marx, Karl/ Engels, Friedrich; Werke; Band 1, (Karl) Dietz Verlag, Berlin/DDR, 1976. pp. 378-391; en español: Marx, Karl; Escritos de Juventud, Obras Fundamentales 2, FCE, México, 1981, pp. 491-502.
[3] Marx, Karl; “Zur Kritik der Hegelschen Rechtsphilosophie. Kritik des Hegelschen Staatsrechts”; en: Marx, Karl/ Engels, Friedrich; Werke; Band 1, (Karl) Dietz Verlag, Berlin/DDR, 1976. pp. 203-333; en español: Marx, Karl; Escritos de Juventud, Obras Fundamentales 2, FCE, México, 1981, pp. 319-438.
[4] En el único número doble publicado debido a la censura: Deutsch-Französische Jahrbücher, Ausgaben 1-2, Februar 1844, p. 71-85.
[5] Marx, Karl; “Zur Kritik der Hegelschen Rechtsphilosophie. Einleitung”, ibidem, pp. 390-391
[6] La fórmula determinatio est negatio figura en una carta de Spinoza del 2 de junio de 1674 a Jarig Jelies, en relación con la figura como negación positiva del espacio: “…pues como la figura no es otra cosa que determinación y determinación es negación, no podrá ser otra cosa que negación.”; véase: Spinoza, Baruch de; Correspondencia completa, Hiperión, Madrid, 1988, carta L, p. 139. El progreso enorme de Spinoza, según Hegel, consiste en su principio metódico omnis determinatio est negatio, según el cual el ser se da únicamente como Totalidad de todos sus modos y formas; cf.: Philosophie der Religion, Band I, “Begriff der Religion”, Lasson, Leipzig 1925, p. 288. En español:  Lecciones sobre Filosofía de la Religión, I, Alianza Editorial, Madrid, 1984, p. 152. El punto de vista spinoziano es reconocido por Hegel como esencial y necesario, große Satz des Spinoza, antes de pasar adelante y proceder a la formación del sistema completo; cf.: Vorlesungen über die Geschichte der Philosophie, I, Kap. I, Werke, Suhrkamp, Frankfurt, 1979, p. 288, parágrafo sobre Parménides. En español: Lecciones sobre la Historia de la Filosofía, I, Editorial FCE, México, 1985, p. 233.
[7] Marx, Karl; Das Kapital; I, Ullstein, Frankfurt, 1983, p. 545. En español: El Capital, Tomo I, Volumen 2, Siglo XXI editores, México, 1983, p. 737.
[8] La Reflexiongesezt der Entgegen Sezens fichtiana, en su Wissenschaftslehre nova methodo. Kollegnachschrift K.Chr.Fr. Krause 1798/99, Meiner Verlag, 1994, GA IV/3, p. 352 y ss.
[9] “Nur durch Gegensatz ist ein bestimmtes klares Bewustsein möglich”; en: J. G. Fichte, ibidem, p. 348. El papel de Fichte en la formación de un Materialismo crítico y maduro está todavía por estudiarse.
[10] “M. an R. Kreutznach, im September, 1843” (M. pseudónimo de Marx; R. del republicano Arnold Ruge); Deutsch-Französische Jahrbücher, Ausgaben 1-2, Februar 1844, pp. 37-38.
[11] “Deutsche Zeitungsschau. Apogryphische Zeitung von Ferdinand Coelestin Bernays”; en: Deutsch-Französische Jahrbücher, Ausgaben 1-2, Februar 1844, pp. 215-237.
[12] Ibidem, p. 234 y ss.
[13] Althusser, Louis; “Sur le jeune Marx (Questions de théorie)”, en: La Pensée, mars-avril 1961, pp. 3-26, el título era una fina ironía que apuntaba a Sartre; luego publicado en el libro Pour Marx, Maspéro, Paris, 1966, pp. 45-67; en español: La revolución teórica de Marx, Siglo XXI, México, 1967, pp. 39-70. Para Althusser la exégesis del joven Marx era una operación literario-política contra un sistema denominado Marxismo-Leninismo, que “había sido iniciada por Landshut y Mayer en 1931”; olvidándose que el joven Marx fue editado por primera vez en las obras completas de Riazanov en la propia madre patria del M-L., la URSS, ya ha partir de 1924. La obra a la que se refiere Althusser era una compilación de Siegfried Landshut, J. P. Mayer y F. Salomon, titulada Karl Marx. Der Historische Materialismus. Die Fruhschriften, Kröner, Leipzig, era de 1932 y constaba de dos volúmenes, contemporánea a la que se publicaba en ruso y en alemán por el IME (Instituto Marx&Engels) de Moscú, ya a cargo de Adoratskii, y aunque incompleta y sin aparato crítico, sirvió de difusión de un Marx desconocido que, al revés de lo que afirmaba temerariamente Althusser, había sido despreciado y ocultado en los archivos de la Socialdemocracia reformista.
[14] Voz “Communisme”, escrita por Jean Robelin; en: Bensussan, Gérard/ Labica, Georges; Dictionnaire Critique du Marxisme, PUF, Paris, 1985, p. 202; se trata de la segunda edición, aumentada y corregida.
[15] Korsch, Karl; Karl Marx, London, 1938, el libro se escribió para el público inglés; en español: Karl Marx; Ariel, Barcelona, 1975. Korsch cita ampliamente la mayoría de los textos inéditos de Marx según la preciosa edición de la MEGA (1) editada entre 1927 y 1935 por Riazanov.
[16] Lúkacs se refiere a la tímida y despareja política editorial de Mehring y del SPD, albacea del Nachlass de Engels&Marx, hasta 1918; Mehring editó, con la ayuda de Riazanov, algunos inéditos en la primera compilación: Briefe von Ferdinand Lassalle an Karl Marx und Friedrich Engels 1849 bis 1862; hrsg. von Franz Mehring; J. H. W. Dietz, Stuttgart 1902; y Freiligrath und Marx in ihrem Briefwechsel, Singer, Stuttgart 1912.
[17] También le llama, invirtiendo la fórmula de Korsch, “Socialismo consciente”; vg.: Lukács, Georg; “Zur philosophischen Entwicklung des jungen Marx (1840-1844)”; en: Schritften zur Ideologie und Politik, Neuwied, Lushterhand, 1967, pp. 506-592, luego publicado como libro como: Der junge Marx: Seine philosophische Entwicklung von 1840-1844; Neske, Darmstadt, 1965. Lukács hizo varios informes de este Marx desconocido en la sección de reseñas del área de filosofía de la revista oficial de la famosa “Escuela de Frankfurt”: “Sammelrezension”, en: Zeitschrift für Sozialforschung. Jahrgang II/1933, p. 396 y ss.; “Karl Marx und Friedrich Engels, Werke und Schriften von Mai 1846 bis März 1848. ‘Marx-Engels-Gesammtausgabe’. Hrsg. von V. Adoratsky. I.Abt. Bd.6. Marx-Engels Verlag. Berlin 1933”, en: Zeitschrift für Sozialforschung, Nº. 2, p.280-81. Señalaba sugestivamente Lúkacs: “el Marxismo estalinista no... publicó tampoco todos los textos de Marx... Estos textos están todos en el ‘Archivo Marx-Engels’; Riazanov me dijo un día, allá por los años treinta, que el manuscrito de El Capital comprendía alrededor de diez gruesos tomos”, en: Abendroth, Wolfgang, Holz, Heinz, Kofler, Leo y Pinkus, Theo; Conversaciones con Lukács, Alianza Editorial, Madrid, 1967, p. 192.
[18] Engels, Friedrich; “Fortschritte der Sozialreform auf dem Kontinent”, originalmente aparecido en inglés en el periódico owenista The New Moral World and Gazette of the Ractional Society, Nr. 19, 4. November 1843 como “Progress of Social Reform on the Continent”, luego parcialmente publicado en el periódico cartista The Northern Star, 11-25 November, 1843; ahora en: Marx, Karl/ Engels, Friedrich; Werke; Band 1, (Karl) Dietz Verlag, Berlin/DDR, 1976. pp. 480-496; en español: Engels, Federico; Escritos de Juventud, Obras Fundamentales 2, FCE, México, 1981, pp.  145-159.
[19] Strauss, David Friedrich; Das Leben Jesu kritisch bearbeitet, Osiender, Tübingen, 1835/1836. Existe una nueva edición crítica: Das Leben Jesu, kritisch bearbeitet, In Ausw. hrsg. und eingeleitet von Werner Zager, Waltrop, Spenner, 2003. A modo de ejemplo, Nietzsche fue un gran lector del libro y no por casualidad Strauss será uno de los objetos preferenciales de la crítica a la Modernidad in genere y al Hegelianismus de izquierda en la segunda de sus Consideraciones Intempestivas de 1873: “David Strauß, der Bekenner und der Schriftsteller”, poco apreciada o estudiada por los nietzscheanos.
[20] Hegel, G. W. F.; Lecciones sobre Filosofía de la Religión, Alianza Editorial, Madrid, 1984-1987, volumen 3, p, 78 y 232. Estas lecciones fueron presenciadas por el mismo Strauss.
[21] Strauss, David Friedrich; Streitschriften zur Vertheidigung meiner Schrift über das Leben Jesu, Osiander, Tübingen, 1838, III, p. 202.
[22] Desde Ziegler, Bertholdt pasando por Schleiermacher, hasta el mismo Strauss, que se definía como conservador. Lo mismo puede aplicarse a la Kritik de la religión cristiana de un reaccionario de antecedentes pietistas como Nietzsche.
[23] El gran marxólogo Maximilien Rubel reconoce que “ello podría explicarse por la lectura que hizo del Tractaus teologicus politicus de Spinoza, verdadera revelación para él a juzgar por los numerosos extractos contenidos en uno de sus cuadernos de Berlín, en 1840. El Tractatus… de Spinoza, que fundamenta la crítica racional de la Biblia, se adelantaba en dos siglos a la época en que fue escrito.” Rubel, sin embargo, subestima las influencias anteriores de Spinoza sobre el joven Marx; el año de confección de los extractos que señala Rubel está equivocado: es 1841, no 1840. En: Rubel, Maximilien; Karl Marx. Ensayo de biografía intelectual, Paidós, Buenos Aires, 1970, p. 32. Véase nuestra traducción y estudio preliminar a la primera edición en español: Karl Marx; Cuaderno Spinoza, Montesinos, Mataró, 2012.
[24] Justamente Bauer criticaría a Strauss en su libro Kritik der evangelischen Geschichte der Synoptiker sostener un punto de vista misterioso, falto de lógica y teñido de no poca religiosidad.
[25] En: Karl Marx, Friedrich Engels; Gesamtausgabe. MEGA (2), Abt. 3: Briefwechsel, Bd. 1: Karl Marx / Friedrich Engels: Briefwechsel bis April 1846, Akademie Verlag, Berlín, 1975, p. 163.
[26] Cf.: Sidney Hook, La génesis del pensamiento filosófico de Marx. De Hegel a Feuerbach; Barral Editores, Barcelona, 1974, pp. 101-102.
[27] Strauss, David, Friedrich; Streitschriften zur Vertheidigung meiner Schrift über das Leben Jesu, Osiander, Tübingen, 1838, III, p. 95 y ss. En este libro se compilan tres fascículos con los que Strauss respondió a sus críticos.
[28] Los ataques más furibundos contra el libro de Strauss fueron los ensayos que Bauer publicó en el órgano de la derecha hegeliana, el Jahrbücher für wissenschaftliche Kritik entre 1835 y 1836. Sobre el ateísmo humanista y el compromiso social de Bruno Bauer, además del rol central en su filosofía de la crítica, véase: Koch, Lothar; Humanistischer Atheismus und gesellschaftliches Engagemente. Bruno Bauers ‘Kritische Kritik’; W. Kohlhammer, Stuttgart, 1971. Específicamente sobre la Strausskritik de Bauer inspirada en Schelling; cf.; pp. 98-101. 
-------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

19 Comments:

Blogger Volar Libremente said...

Muy buena la lectura. Muy interesantes las referencias de lectura.

3:45 a.m.  
Blogger Kuznacti said...

En general y no refiriéndome ha esta entrada (que no he leído): He estado releyendo y leyendo otros artículos sobre lo que has publicado de Nietzsche y la verdad es que debo decirlo nuevamente: excelente blog, excelentes artículos, son contados, contadisimos, los blogs con una calidad semejante, agradecido.

Soy también solo un aficionado a la lectura de Nietzsche y no un investigador a fondo, ni mucho menos un graduado o un estudiante de filosofía, como veo que si lo eres tú. Por cierto, según he investigado por la web lo de "mosca cojera" tal vez tenga que ver más con aquello de "tocar los cojones", como dicen los españoles, lo digo por esa interpretación arriesgada y creo no muy afortunada que alguna vez hice en cuanto a tu nick, ¿es qué puede haber una interpretación afortunada, para alguien tan cuidadoso como eres tú con las palabras?!!!. Algo que me inquieta un poco y que no sé si habrás aclarado alguna vez en este blog: ¿por qué es tan difícil conseguir información personal de Nicolás González Valera en la web? Me refiero por ejemplo a alguna pequeña reseña bibliográfica o algo así. Incluso aunque sea una foto. Supongo que no serás unos de esos casos rarísimos de gente que no se deja tomar siquiera una foto.

Estaré buscando tus libros en las librerías de mi país (Venezuela) dudo que los consiga, pero lo intentaré. Comprar por Internet se me hace un poco difícil aunque tengo algunos contactos que tal vez me puedan ayudar en eso...

Saludos!!!

3:50 p.m.  
Blogger Kuznacti said...

¡lo olvidaba! otra pregunta pendiente: he visto que has nombrado a varios personajes que más o menos siguen la misma línea que tú en cuanto al Nietzsche político, algunos de los cuales aparecen en los inicios de los escritos nietzschanos, pero luego desaparecen ante avalancha postmodernista (término que aun no creo manejar con total propiedad, ni se si se puede). El caso es ¿qué tan solo o digamos marginado estás en esa línea de pensamiento? Tengo una idea de muy vaga en cuanto a eso y quisiera que tu mismo lo aclararas.

4:02 p.m.  
Blogger NiklasGV said...

Gracias por los comentarios! Pra Kuznacti: sí, puede ser, la idea de Mosca Cojonera es molestar, perturbar la paz de los cementerios de lo establecido, la crítica a todo lo existente, cuestionar la ideología dominante; no soy tan importante como para tener una bio en la web!, fíjate aquí hay algo: http://www.rebelion.org/docs/146633.pdf
En cuanto a Nietzsche, bueno mi línea de interpretación precisamente va en contra de la línea oficial y académica (Posmodernismo), lo que resulta complicado, pocos se atreven a mostrar a Nietzsche tal como es y repetir lo que dijo, los puedes contar con los dedos de la mano... No sé si llegan a Venezuela, le preguntaré a mi editor.
Un saludo!

7:42 p.m.  
Blogger Alexander Villalba said...

Este comentario ha sido eliminado por el autor.

3:25 a.m.  
Anonymous Kuznacti said...

Muchas gracias por tu respuesta. En cuanto a la palabra bibliográfica quise decir biográfica, veo que entendistes bien. No se cómo pudo haber pasado. Lo siento pero creo que sufro de cierta "dislexia" o para ser más exacto de cierta disgrafía, acabo de descubrir esa ultima palabra y definitivamente creo que se aproxima más a mi problema.

A decir verdad desprecio al Nietzsche político, pero sigo teniendo cierta admiración por el Nietzsche escritor e incluso místico. Soy de los que cree que Nietzsche debio haber tenido algún tipo de experiencias internas muy intensas, profundas, a decir verdad el mismo lo confiesa y habla un poco de ello, pero sin que se atreva, desde luego a ser totalmente claro. Tal vez cuando se refería a Dionisos en "Más allá del Bien y del Mal" no solo estaba hablando de forma metafórica cuando decía que lo había visto y que había hablado con él, y no es eso lo único raro que hay en ese libro... pero bueno ese es un terreno resbalozo. Pero es eso lo que me hace difícil de tomar tan enserio al Nietzsche lo político, lo terriblemente abrumado que veo a Nietzsche con su enfermedad y sus experiencias internas, y que aun así, el pueda haberse tomado tan enserio a sí mismo como precursor de la una Gran Política...

Creo que la lectura política que has hecho de Nietzsche es válida, muy válida, y te agradezco nuevamente por habernos abiertos tanto los ojos en cuanto a ese punto, pero independientemente de ella creo que existe otra lectura, una lectura, digamos mística de Nietzsche, más difícil ¿pero realmente vale la pena? Siempre lo he dudado, pero tu trabajo me ha hecho dudar mucho más. Me gustaría saber tu opinión o cualquier comentario que puedas hacer en cuanto a eso.

También quisiera que escribieras un poco más en cuanto al valor que definitivamente merece el trabajo de Nietzsche sobre los Griegos. ¿Realmente dio con la quinta esencia, la clave, la roca granítica de esa cultura? En varios de tus artículos escribes un poco sobre eso, y en cuanto a la pregunta anterior, vi varios no ¿pero no podrías agregar más nada?

Es un placer Varela, me agrada ver tu foto, es decir la persona detrás de los escritos.

Todo eso va también por el comentario de AV
XD

3:29 a.m.  
Anonymous MattG. said...

Hace poco conseguí un ejemplar y junto con otros artículos que he podido leer en este blog y otras webs solo puedo mostrar mis respetos y mi admiración.

Unas "disecciones" completas y acertadas no solo en lo referente a la Política (Heidegger, Nietzsche...) sino también literarias (muy hermosa la dedicada a Proust y una gran elaboración en otras como las de Pound o Blanchot) y filosóficas (la relación entre Marx y Spinoza,Aristóteles,Hegel...).

De parte de un lector asiduo simplemente me queda agradecer su monumental trabajo y el hecho de compartirlo.

PD:Espero que su estancia en Sevilla le esté resultando grata,de un sevillano.

8:06 p.m.  
Blogger NiklasGV said...

Gracias MattG por tus palabras! Son el mejor estímulo para seguir trabajanod. Espero nos encontremos a tomar un café en algún momento! Si me escribes al correo del blog, podemos vernos. Un saludo!

7:41 p.m.  
Anonymous Anónimo said...

To avoid procrastination it is necessary that you should have some knowledge about this problem, if you don't have any knowledge of procrastination you cant beat procrastination. Request can be sent online by completing the online request form that will perhaps take you under twenty minutes or so to complete., vpn for mac host. The rupture of the cyst in the ovaries may also be asymptomatic or may be linked with the unexpected onset of the one sided pain in the lower abdomen. d link wireless vpn router

1:14 p.m.  
Anonymous Anónimo said...

Do not take good wishes that your friends give to you for granted. vnc viewer resolution screen. So, it is a consortium of several factors that determines how much one can avail through the release equity on house plan. tor config

7:32 a.m.  
Anonymous Anónimo said...

He said that since we were just about into our 30s that our chances for conception were still very good. vpn netherlands buy. Previously, this was because dealerships were the only ones with access to the supply. fast public proxy

6:17 a.m.  
Anonymous Anónimo said...

I have also expressed my points clearly in a timeline which makes it easy to follow it from the start to the end. outlook web access premium. However, this is the only function they perform; therefore they do not promote the growth of you hair. t632 load

12:48 p.m.  
Anonymous Anónimo said...

Suppose there is dust and rubbish spread all over in your home and suddenly some of your friends arrivenow this can really be an embarrassing situation. The telemarketer services is used to make calls to the customers to have any sort of information from them or the feed back from them regarding any service., d link modem adsl usb. From your vista, you would have an idea whether they had a delightful or terrible experience. dell powered 1600 sc dual 2 4 process server

3:55 p.m.  
Anonymous Anónimo said...

In the event of the industrial boom, the employers are waiting with the earnest eagerness to hunt the qualified job seekers to grind the obstacles on the way and climb to a new high. It is easy to browse through various websites of insurance providing companies. telecharger emule a gratuit. Since marketing and sales are diffused, there are many people who must understand customers and consumers. Whatever you will do on the internet, watch movies, videos, shop, chat, downloadsocial media will be an active and integrated component of it all., network neighborhood windows 98. This means that the profits have been lower assuming the costs have been constant this has there fore affected the investment decision of the company like making decision on how to promote and to price the products. network share connect failed sysimage

7:06 p.m.  
Anonymous Anónimo said...

These directions can be identified: the acquisition of new customers in increasing relations with major customers, the loyalty of customers who have dealings with the company and the direction followed by very many companies in recent years,processing customer prosecutors, and consumers who praise the company doing some sort of advertising based in the "mouth". This will avoid you showing up overdressed and give you a better idea of what's in store., cloudscape network. Even if it is free still he can earn from there. linux network game

10:53 p.m.  
Anonymous Anónimo said...

Other online chat rooms created especially for women are lesbian chat rooms. If your car is financed or leases, the financing company may require you to have comprehensive insurance., process automation server. American scientist discovered recently that the bacteria on our hands are also unique! windows network admin tools

8:58 a.m.  
Anonymous Anónimo said...

Why did you keep going? serbian network ch. Fur the system known as subsoil system holes are drilled in the concrete slab and pesticide is injected through a tube into the hole which then passes into the soil through the hole in the slab. access to access xp

8:28 a.m.  
Anonymous Anónimo said...

Why do people want to make or earn more money and yet they do not earn more?, blue hotel network oh pole. With over dozens of variations, bingo offers unparalleled excitement and enjoyment along with an opportunity to interact with people. Before and after school care is provided for school age children as well as no school days and summer camp. access sql comments. Your documents will exist long after paper has crumbled to dust. the real estate network.net

10:38 a.m.  
Anonymous Anónimo said...

It is meant to provide fun and fitness, not risk and death. In addition to enhanced energy savings, infrared heaters are normally much quieter and comfortable compared to forced air convection systems. dns server windows server. During the first 9 months, the parents apply the moisturizer to her once an hour despite day and night. Product and software names mentioned throughout this article are trademarks and are sole property of their owners., setup dlink vpn. Thus, the coin is moved to the product enclosure by the handle, which then comes to the bridge and enters into the slot. the overseas property network

8:51 p.m.  

Publicar un comentario

<< Home